Lo dice la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO): las mujeres chilenas encabezan el índice de obesidad en Sudamérica.

Desde el informe “Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2017”, elaborado junto a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y presentado por la FAO en Santiago, se establece que el 30 por ciento de los adultos chilenos son obesos, una de las proporciones más elevadas en la región.

Pero la cosa no termina ahí: los niveles de obesidad entre las mujeres chilenas de más de 18 años llegan hasta el 32,8 por ciento, encabezando la triste lista en Sudamérica. Entre los hombres, los índices de obesidad en Chile llegan al 24,8 por ciento, después de Argentina que tiene una tasa de obesidad del 26,7 por ciento.

El informe establece también que en términos de sobrepreso y obesidad en personas mayores de 18 años, un 64,7% de los hombres en Chile vive con sobrepeso, mientras que en el caso de las mujeres la cifra llega al 63,1 por ciento.

Las cifras son alarmantes para este país en todos los ámbitos, pues en términos de sobrepeso infantil tiene una tasa del 9,3 por ciento, por sobre el promedio de América Latina y el Caribe de 7 por ciento entre la población menores de cinco años.

En contraste, las cifras de desnutrición crónica entre los menores de Chile es tan solo de un 1,8 por ciento.

En la región viven 42,5 millones de personas que no cuentan con la cantidad suficiente de alimentos para cubrir sus necesidades calóricas diarias, lo que significa un aumento de 2,4 millones de personas, un 6 por ciento más de la población subalimentada en comparación con el año anterior.

La peor situación en términos de prevalencia de subalimentación la presenta Haití, donde casi el 47 por ciento de la población, es decir cinco millones de personas, sufre hambre, número que representa casi dos tercios de toda la subalimentación en los países del Caribe.

Foto: Young Shanaghan