El dos veces presidente de Brasil y líder indiscutible del Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio Lula da Silva encabeza las encuestas con miras a las elecciones del próximo año en Brasil y en el caso de una segunda vuelta, se enfrentaría al diputado conservador Jair Bolsonaro, según una publicación del diario brasileño O Globo.

Esta es la primera encuesta de intención de voto para las próximas elecciones y estuvo a cargo de la firma Ibope, que encuestó a 2002 personas en todo el país entre el 18 y el 22 de octubre.

Lula, que gobernó Brasil entre el 2003 y el 2010 hace algunos meses fue condenado a nueve años de cárcel por corrupción, alcanzó el 35 por ciento de las predilecciones en el sondeo, mientras que Bolsonaro, representante del Partido Social Cristiano, cuenta con un 13 por ciento.

Bolsonaro es un reservista del Ejército y se ha mostrado -sin vergüenza- como un defensor de la dictadura que gobernó ese país entre 1964 y 1985. Además, es un representante de la derecha más dura del país, un ala conservadora que está a favor de recortar ciertas libertades sociales como la de la unión entre personas del mismo sexo.

Su figura en las encuestas se ha ido consolidando como un referente para la derecha con una simpatía por el orden, sin importar su costo, durante la actual crisis política del país.

Según la encuesta de Ibope, la ecologista y ex candidata presidencial Marina Silva, del partido Rede, obtendría un 8 por ciento de los votos. En tanto, el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, quien se ha perfilado como candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), tiene un 5 por ciento, al igual que el presentador de televisión Luciano Huck, quien ha estado coqueteando con una posible candidatura.

Si la condena contra Lula se ratifica y queda inhabilitado para ser candidato, Bolsonaro y Marina Silva estarían empatados con un 15 por ciento de las preferencias, mientras que Huck, seguiría con un 8 por ciento.

En la modalidad de candidato espontáneo -sin respuestas dadas por Ibope- Lula encabezó las preferencias con un 26 por ciento, frente al 9 por ciento de Bolsonaro y al 2 por ciento de Marina Silva.

Aunque Lula no ha dicho oficialmente que pretende postularse a la presidencia, tampoco ha ocultado sus ganas de volver a Planalto y su partido ha dicho en reiteradas ocasiones que es su “única opción” para las elecciones.

Opina que es gratis