La candidatura presidencial de la “primera indígena” en México terminó mucho antes de los comicios generales, después de que María de Jesús Patricio “Marichuy” no alcanzara a conseguir las firmas necesarias para inscribir su fórmula independiente.

Marichuy logró atraer la atención de la opinión pública mexicana durante las últimas semanas al declararse como la primera indígena que aspiraría a la presidencia de un país con una importante población originaria y mestiza. 

Originaria del sureño estado de Oaxaca, Marichuy contaba con el apoyo de la ex guerrilla del Ejército Zapatista y su irrupción en la política generó distintas reacciones, incluyendo el racismo clasemediero y desconocedor de sus propios orígenes, desde donde surgieron burlas a la candidata por no encajar en un canon racial lejano a la media cobriza del país. 

Pero para tranquilidad del racista promedio, Marichuy quedó por fuera de la contienda que el 1 de julio elegirá al sucesor de Enrique Peña Nieto en el Palacio Nacional. 

Quienes sí lograron reunir las firmas fueron Margarita Zavala, ex primera dama y esposa de Felipe Calderón,  Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, un polémico gobernador con licencia fuera de funciones del estado de Nuevo León; y Armando Ríos Píter, senador también con licencia.

La meta de firmas para poder presentar una candidatura independiente estaba en 860.000 y Marichuy solo logró juntar cerca de 300.000. Sin embargo, en los primeros recuentos, la candidata fallida encabezaba en porcentaje de firmas válidas. 

Esta figura será utilizada por primera vez en las elecciones generales de 1 de julio, en la que se elige presidente y se renuevan las dos cámaras del Congreso.

“Ya estoy en la boleta (…) son más de un millón de firmas validadas en más de una veintena de estados”, dijo a Radio Fórmula Zavala, quien hasta hace unos meses era militante del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Zavala renunció al PAN en medio de una pugna con el entonces líder del partido Ricardo Anaya, quien consiguió la candidatura en un frente con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadana, una alianza de derecha-izquierda que por primera vez se probará en la presidencial tras el éxito que esta fórmula tuvo en elecciones estatales.

Ríos Píter, un exmilitante del PRI, arranca en último en las encuestas, pero confía en remontar. “Hay más o menos 20%, 25% de indecisos, hay que empezar a trabajar con ellos”, dijo a la Radio Fórmula.

Rodríguez Calderón “El Bronco”, un militante del PRI que fue elegido como independiente al frente del gobierno de Nuevo León en 2015, es blanco de una polémica sobre la legitimidad de sus firmas.

El domingo, se formalizaron las candidaturas de los mayores partidos: el izquierdista Andrés Manuel López Obrador en una alianza encabezada por su partido, Morena; José Antonio Meade, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), y Ricardo Anaya, por el PAN-PRD-MC.

Pero a “El Bronco” no le preocupan sus contrincantes independientes. Él tiene la mira a los punteros de los grandes partidos, y aunque solo cosecha 5% de las intenciones de voto, asegura que tiene tiempo para ganar la presidencia a través de una estrategia “face to face”, echando mano sobre todo de las redes sociales.

Opina que es gratis