La historia chilena afirma que fue Bolivia quien declara la guerra a Chile; a través del decreto de 1° de marzo, que es consecuencia de la invasión militar chilena realizada en Antofagasta el 14 de febrero.
Apenas enterado el presidente Daza de la ocupación chilena, el 26 de febrero firma dos decretos mediante el cual concede amnistía a los bolivianos que por motivos políticos estuvieren enjuiciados o fuera del país, y otro declarando a la patria en peligro.
Mientras que el 1° de marzo dispuso otras medidas como cortar todo comercio y comunicación con Chile, la desocupación de chilenos del territorio nacional y el embargo de sus bienes.
Bolivia considera como un acto de guerra que Chile está obligando a Bolivia y es por eso que se está preparando para afrontarlas. Esto concuerda con su proclama del 26 de febrero donde dice:

La guerra nos ha sido impuesta sin que haya sobrevenido el rigor de causas belli, y al contrario anticipando la amenaza al reclamo y la ruptura de tratados mixtos de límites y derechos secundarios, a la gestión del cumplimiento de estos…. Limitándose Chile a ocupar el Litoral buscar forzarnos a la ofensiva. Bolivia acepta la guerra sin provocarla.”

Igualmente con su decreto de 1° de marzo de 1879:
“Articulo 1º:
Queda cortado todo comercio y comunicación con la República de Chile mientras dure la guerra que ha promovido a Bolivia.”
Si se revisa el texto completo, no habla de declarar la guerra a Chile, sino de tomar algunas medidas. Hay que recordar que una declaratoria de guerra es un acto formal y debe ser claramente expresada y cumplir con los requisitos previstos. 
Una declaratoria de guerra sólo podía autorizarla el Congreso mediante una ley, como lo hizo la ley del 5 de junio de 1863 durante el gobierno de José María de Achá.

“Por la cometida usurpación de territorio, desde el Paposo o Río Salado, hasta Mejillones…Se autoriza al Poder Ejecutivo para declarar la guerra al Gobierno de la República de Chile, siempre que agotados todos los medios conciliatorios de la diplomacia, no obtuviese la reivindicación del territorio usurpado, o una solución pacífica, compatible con la dignidad nacional….”

Entonces, sólo el Poder Legislativo tiene facultad para autorizar una guerra. De igual manera fue en Chile, por eso fue el Congreso chileno, mediante ley de 4 de abril la que autorizó al Presidente Pinto declarar la guerra al Perú y a Bolivia, la que se realizó el 05 de abril de 1879. 
Esta formalidad está descrita en el artículo 54 de la Constitución boliviana de 1878, que estaba vigente antes de empezar la guerra. 
“CONSTITUCIÓN POLITICA DEL ESTADO DE 1878

Sección octava. Del Congreso.

Artículo 54.- Las cámaras se reunirán en Congreso para los casos siguientes:

1. Para abrir y cerrar sus sesiones.
2. Para verificar el escrutinio de las actas de elección de Presidente y Vicepresidente de la República; hacerlas por sí mismo cuando no resulten conforme a los Artículos 84, 85, 86 y 87.
3. Para recibir el juramento de los funcionarios expresados en el párrafo anterior.
4. Para admitir o negar la excusa de los mismos.
5. Para aprobar o negar los tratados y convenios públicos celebrados por el Poder Ejecutivo.
6. Para reconsiderar las leyes observadas por el Ejecutivo.
7. Para resolver la declaratoria de guerra a petición del Ejecutivo.
8. Aprobar o desaprobar la cuenta de hacienda que debe presentar el Ejecutivo.
9. Determinar el número de la fuerza armada….
Sección duodécima. Del poder ejecutivo.
Artículo 89.- Son atribuciones del Presidente de la República:2. Dirigir las operaciones de la guerra declarada por una ley y mandar personalmente las fuerzas, observando lo dispuesto en el Artículo 77. En tiempo de paz tiene el comando de las fuerzas de línea y de la guardia nacional conforme a las leyes y ordenanzas que dicte el Congreso.”
Hilarión Daza dio varios decretos para afrontar la guerra que en los hechos ya había empezado, pero no presentó ningún proyecto de declaración de guerra a Chile, ni tampoco fue aprobado por el Congreso boliviano, tal como sí ocurrió en la declaratoria chilena a los aliados.
Si revisamos el Contra-Manifiesto que dirige a las Potencias amigas el Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, en Marzo del mismo año, dice lo siguiente:

« Los acontecimiento harto trascendentales y de creciente importancia para el Continente Americano, que vienen sucediéndose con marcados caracteres de violencia y de escándalo desde el 14 de Febrero último, me pone en la penosa necesidad de dirigirme á V. E. para manifestarle ligeramente la injusticia y ultrajante audacia con que el Gobierno de Chile ocupó a mano armada la parte del litoral boliviano comprendido entre los grados 23 y 24 de latitud austral, haciendo presa de las importantes poblaciones de Antofagasta, Mejillones y Caracoles, tres fuentes de riqueza por sus productos naturales de salitres, guano, metales de plata y de cobre y otras muchas sustancias… La agresión de Chile en plena paz, sin previa declaración de guerra ni otro trámite, y pendientes aún las negociaciones entabladas en esta ciudad por el encargado de Negocios del Gobierno chileno, no ha podido menos de sorprender á mi Gobierno y tomarle plenamente desprevenido… »

Además el mismo Hilarión Daza, dice en su proclama del 30 de marzo y refiriéndose a la ocupación del litoral boliviano

El nuevo atentado se ha consumado bajo el falso y ridículo pretexto de que Bolivia ha declarado la guerra, importa la mas irritante de las provocaciones. Bolivia no ha sido la agresora; ha recogido el reto de guerra que se le ha lanzado”.

Revisando el libro de “Sesiones Secretas del Senado de Chile durante la GDP” se puede leer que el Senado chileno autoriza al Presidente a declarar la guerra a Bolivia en la sesión del 24 de marzo de 1879 “art 2- El Congreso presta su aprobación para que el Presidente de la República declare la guerra al Gobierno de Bolivia…” y que en la sesión del 26 de marzo de 1879, Vergara dice : 
“que los aprestos bélicos de ese país (Perú) no tenían aún el carácter decidido de hostilizar a Chile, que el Perú podía legitimizar esos aprestos con la perspectiva de una guerra entre Chile y Bolivia, alegando que al hacerlo no era más que para obtener que se respetaran sus derechos de neutral por cualquiera de los beligerantes que pretendiera violarlos; que no creía que Perú se asilase en la sutil excusa de no haber aún formal declaración de guerra de Chile contra Bolivia, ni de Bolivia contra Chile, para legitimar sus aprestos bélicos…”
El argumento chileno que señala que Bolivia declaró la guerra a Chile, le sirvió como justificación para ocupar más territorio al norte del paralelo 23 que no estaba en disputa. Recién el 05 de abril de 1879 es cuando Chile realiza de forma oficial la declaratoria de guerra.

Texto publicado por Jonatan Saona en su portal La Guerra del Pacífico