Se ha dicho: nadie te conoce mejor que Google. Las búsquedas en la red no aceptan mentiras ni los buenos deseos expresados sobre la mesa.

De ser así, la sociedad española está enferma a juzgar por las tendencias marcadas por los sitios pornográficos, producto de los términos más buscados por los españoles.

La página Xvideos en España ofrece un segmento llamado Tendencias, en donde reúne los términos más buscados en el país y que actualmente son: La Manada, Manada, Violación y San Fermín. También aparecen Abusada o Video de la manada.

Según el ranking de Alexa -una web especializada en métricas de internet- el portal Xvideos es la página de contenido pornográfico más vista en España, ubicada por encima de periódicos o la Agencia Tributaria.

Esta evidencia es desesperanzadora. ¿Es esto lo que los hombres españoles quieren? ¿Las muestras de solidaridad y condena son solo una máscara para encubrir un deseo? Un estudio asegura que el 30% de los hombres reconoce que violaría si no tuviera consecuencias penales

 

Porno “venganza”

La violación no es un comportamiento aislado. La violación es una cultura. Tiene sus códigos y sus costumbres. No tiene fronteras y es ejercida principalmente desde la masculinidad. 

Una forma de violación está en la pareja. La ruptura de la intimidad con el mal llamado porno de la venganza. Una venganza supone una afrente anterior que de algún modo da sustento a la respuesta justiciera. En la divulgación de fotos y videos íntimas no hay venganza, hay delito y maldad. Aun si hubiese un acto previo, la venganza no es el camino. 

Pero en nuestra realidad, la divulgación de esas fotos, de esa intimidad producto de lo que alguna vez fue amor puro, es otra forma de apropiación. Lo hago, se dice el delincuente, porque puedo. Para que me vean. Para que sepan que ya fue mía. 

Generalmente esas fotos y videos van acompañadas de comentarios como “la puta de mi ex”, “la muy zorra”, “la suelta” y así, como si hacer el amor fuera un delito.