Si la fiesta del coronavirus no es suficiente como para que el 2020 sea recordado como el año que cambió -al menos de momento- la forma de vida de miles de millones de personas, la Organización Mundial de la Salud acaba de ponerse en alerta por un nuevo y mortal virus: Nipah, mortal y sin vacuna, con origen en India. Temen que los contagios trasciendan las fronteras y generen una amenaza epidémica.

Según publicó el diario New York Times, el germen ataca al cerebro y produce síntomas de gripe que progresan a síndrome respiratorio.

Quienes han sobrevivido a la enfermedad mostraron efectos neurológicos como cambios en la personalidad. Sin embargo, son los menos: en las últimas semanas han muerto 17 personas de al menos 18 contagiados.

El virus “Nipah” reside en murciélagos en el sur y sudeste de Asia. Se traspasa a los humanos a través del contacto con los fluidos corporales de los animales. El Centro Nacional para el Control de Enfermedades de India presume que el brote actual comenzó cuando las personas sacaron agua de un pozo donde habitaban estos mamíferos.

Agence France-Presse

Si el virus se propagara fuera de India, probablemente aparecería primero en Dubai, donde trabajan muchos indios, según un análisis realizado por EcoHealth Alliance, un grupo de investigación sin fines de lucro. Entre los aeropuertos de los Estados Unidos, un viajero infectado probablemente llegaría primero al Aeropuerto John F. Kennedy.

Para evitar lo anterior, los investigadores a cargo han “mapeado” los escenarios para prevenir y “no para crear pánico”, subrayaron.