Argentina parece vivir en un bucle constante y lo que fue ayer, será hoy y mañana. Las imágenes de masivas manifestaciones y protestas en contra de las políticas de ajuste fiscal se repiten este lunes en el país ante la huelga general convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), principal central sindical, en contra de la política económica del presidente Mauricio Macri.

Hoy no habrá autobuses, trenes, metros, taxis, vuelos, servicio bancario ni colegios públicos por el par “más importante de los últimos ocho años”, según el dirigente de la CGT Juan Carlos Schmid.

Otro de los responsables de la CGT, Carlos Acuña, dijo el domingo en declaraciones a una radio local que el Gobierno de Macri “está bloqueando todas las posibilidades hasta de comer”, e incluso afirmó que “la gente estaba más aliviada” durante el mandato de la ex presidenta Cristina Fernández, actual senadora del Frente para la Victoria.

“Un paro no soluciona nada, ni va a arreglar el país, es un desahogo de la gente y una expresión para que el Gobierno entienda que las cosas no están bien”, dijo Acuña.

Esta huelga viene precedida por una inflación que en el acumulado del año suma el 11,9% hasta mayo y por una devaluación continua del peso argentino frente al dólar estadounidense, que se compra a 26,5 pesos y se vende a 27,5.

Para intentar plantar cara a la situación, el Gobierno de Mauricio Macri pidió un crédito al Fondo Monetario Internacional (FMI) que se concretó hace pocos días por el valor de 50.000 millones de dólares, en un país en el que el FMI remite a la gran crisis vivida en la década de 1990 que desembocó en el “Corralito” de 2001, tras varias concesiones de dinero del fondo al país.

Además, durante los últimos meses hubo varias marchas en Argentina para protestar por las subidas en los servicios de luz, agua y gas, denominados “tarifazos” e impulsados por el Gobierno.

Más sectores que pararán son la recolección de residuos, las estaciones de servicio de combustible, puertos marítimos y la atención al público en las dependencias del Estado y el Poder Judicial.

Respecto a la salud, los hospitales públicos atenderán las urgencias, comunicaron sindicatos de dicho sector.

La CGT no llamó a la movilización porque, según recalcó Schmid en declaraciones a una radio local el sábado, el paro de actividades ya es una “herramienta formidable”.

La Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y la CTA-Autónoma, una de las divisiones de la CTA, también se adhirieron al llamado de la CGT, sin manifestación.

Sin embargo, sí está previsto que haya gente en las calles debido a que partidos de izquierda, contrarios a la postura de la CGT, sí emplazaron a los trabajadores a una concentración a las 11 de la mañana (09:00 a.m. en el Perú) en el Obelisco de la avenida 9 de Julio de Buenos Aires.

Así serán los recortes en gastos sociales en Argentina por acuerdo con el FMI

Opina que es gratis