Por fuera de Colombia se dice de Antanas Mockus que es el hombre que transformó Bogotá por un ratico después de mostrar el culo en una universidad. Era rector de la Universidad Nacional y como protesta ante el desorden de los estudiantes en el auditorio se bajó los pantalones y mostró sus nalgas en 1994: con el gesto se ganó la popularidad que le valió la alcaldía y su entrada en la política nacional.

Veinte años después llegó al Senado como el segundo  representante más votado después de Álvaro Uribe y su primer gesto fue precisamente bajarse los pantalones durante la sesión inaugural del Congreso. 

En Twitter circulan imágenes y videos del momento del incidente, en el que Mockus se baja los pantalones en la plenaria del Senado, frente a la mesa directiva. 

El presidente saliente del senado, Efraín Cepeda, estaba dando su discurso de despedida cuando de repente, sin mediar ninguna palabra, Mockus pasó al frente del recinto y se bajó los pantalones, dando la espalda a la totalidad de los miembros del Legislativo.

La primera interpretación de la razón que motivó este hecho es que Mockus quiso protestar porque los asistentes a la sesión no permitían que el presidente del Senado diera su discurso final.

Tras unos pocos segundos de permanecer con sus pantalones en las rodillas y dejar ver su trasero descubierto, Mockus se incorporó, ajustó sus pantalones y volvió a su curul. 

Opina que es gratis