En un solo día, el pasado 17 de julio, ocurrió que dos niñas, de 7 y 8 años, fueron halladas muertas. A una, Ana Lizbeth, la encontraron en un terreno baldío del municipio de Juárez, en Nuevo León. A otra, en su propia habitación con una herida en el cuello en Altamira, Tamaulipas.

Seguramente hubo algún otro caso, porque todos los días en México matan a 3 niños, niñas o bebés, de acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Protección de Niñas Niños y Adolescentes (Sipinna), un organismo público que tiene como mandato el diseño y la implementación de las políticas públicas con perspectiva de derechos humanos en favor de la infancia y la adolescencia.

Si cada día asesinan a 3 menores, eso quiere decir que al año hay al menos 1.095 homicidios de niños y niñas, lo que significa ya una cifra escandalosa, pero menos abultada que la reportada hace 8 años, en 2010, cuando había 4 casos diarios.

A los asesinatos se suman 7.000 niños, niñas y adolescentes desaparecidos entre 2006 y 2015, por casos de delincuencia común, crimen organizado y conflictos familiares no resueltos.

“Eso no se puede aceptar como normal”, manifestó a la prensa Ricardo Bucio, secretario ejecutivo del Sipinn, quien expresó su preocupación también por una “violencia invisible” contra los menores, que “se minimiza e incluso se asume como parte de la disciplina y de la educación de los hijos”.

Según sus cifras, 63% de los niños y niñas entre 1 y 4 años ha sido víctima de castigos corporales, acoso escolar, violencia intrafamiliar o en la comunidad.

“En nuestro país, los niños están siendo maltratados, estamos permitiendo, como adultos, que se den estas situaciones”, dijo durante el encuentro intersectorial Agenda de prioridades para poner fin a la violencia contra niñas, niños y Adolescentes.

Los estados que más preocupación despiertan en las autoridades, por el número y tipo de casos, son Guanajuato, que reporta “muchos casos” de violencia corporal y de desaparición de niños; Estado de México y Tamaulipas por la violencia del entorno; Quintana Roo por el turismo sexual infantil, y Tlaxcala por la trata de menores.

De acuerdo con cifras de la organización Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), suman 11.000 los niños, niñas y adolescentes asesinados entre 2006 y 2017, la etapa de más violencia en el país a partir de que arrancó la ofensiva contra el narcotráfico.

Opina que es gratis
No Hay Más Artículos