El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en el exilio, este miércoles 15 de agosto condenó al presidente Nicolás Maduro a 18 años y tres meses de cárcel, tras afirmar que hay suficientes pruebas donde queda evidente la relación de corrupción por el caso Odebrecht.

La condena, claro, es solo simbólica.

El fallo fue aprobado por unanimidad de los magistrados venezolanos mediante la audiencia que se llevó a cabo en el Congreso de Colombia. “Esta plenaria encuentra suficiente pruebas  de los hechos punibles que demuestra la culpabilidad y responsabilidad penal de Nicolás Maduro Moros en los delitos de corrupción”, asegura la forma.

En este sentido, el veredicto del TSJ condenó al mandatario de Venezuela a 18 años y 3 meses en la cárcel militar de Ramo Verde, además de tener que pagar una multa de 25 millones de dólares, todo por corrupción. Paralelamente, deberá reiterar al Estado un monto totald e 35 millones de dólares y queda inhabilitado políticamente.

“Las penas de delitos cometidos deben ser impuestas en su término medio tomando en cuenta las circunstancias agravantes y las consideradas por este órgano jurisdiccional (…) quedando las penas a aplicar para ambos hechos delictivos de la siguiente manera: 18 años y 3 meses de reclusión”, manifestó el magistrado Rommel Gil según consigna Venezuela al Día.

Asimismo, el TSJ inició el pasado 2 de agosto en Bogotá un juicio promovido por la ex fiscal Luisa Ortega Díaz, que ha presentado – durante siete audiencias- las pruebas con las que demuestra la vinculación de Maduro con el caso de corrupción Odebrecht.

Opina que es gratis
No Hay Más Artículos