El sexenio de Enrique Peña Nieto llega a su fin en medio de un charco de sangre que cada año se hace más profundo. En los primeros nueve meses de este año, en México asesinaron a 24.769 personas un salto frente a la ya descorazonadora cifra de 20.833 del mismo período del año 2017. 

Son datos publicados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y en ellos se establece que en septiembre se registraron dos mil 894 homicidios dolosos en el territorio mexicano, 30 más que los contabilizados el mes anterior. El Secretariado, que difunde datos de la incidencia delictiva de México desde 1997, arrojó que la cifra por este crimen pasó de dos mil 864 en agosto a dos mil 894 en septiembre.

Mientras que en agosto, el mes previo, agosto, los estados con más homicidios dolosos fueron de nuevo Guanajuato como el más violento con 300, Baja California con 274, Chihuahua con 264, Jalisco con 224, el Estado de México con 212, Guerrero con 185, Michoacán con 138, Puebla con 113, y la Ciudad de México con 106.

El 2018 se encamina para superar al 2017, año en el que se registró un total de 28 mil 702 víctimas de homicidios dolosos, ya que los 24 mil 769 asesinatos en México alertan cada vez más sobre la crisis de inseguridad de se vive en el país, la cual fue centro de atención en medios nacionales e internacionales en septiembre, luego de que se diera a conocer que la existencia de dos tráilers que peregrinaban con restos humanos descompuestos en el estado de Jalisco. La razón: Eran tantos los muertos que ya no cabían en la Fiscalía, tal como anteriormente sucedió en Guerrero.

El ir y venir de un tráiler que contenía 157 cuerpos supuestamente en refrigeración, más las condiciones en las que se encuentran más de 100 restos humanos en otro vehículo apostado el patio del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), han puesto al Gobierno de Jalisco, que lidera el priista Aristóteles Sandoval Díaz, en el ojo del huracán, y como ejemplo de la negligencia y falta de capacidad de los gobiernos para ocuparse integralmente del tema de la violencia, acusaron organizaciones civiles y de padres de desaparecidos.

Una segunda caja con más de 100 cuerpos, se informó después, se halla estacionada en el patio del Instituto, lo que significa que hay aproximadamente 300 cuerpos hacinados en esas cajas refrigerantes.

Ante el hecho, el Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas solicitó al Gobierno de Aristóteles Sandoval información sobre los cuerpos que se hallan hacinados en los tráileres.

En un un documento exigió el número de carpetas de investigación a las que corresponden los cadáveres. “El Gobierno del Estado tiene la responsabilidad de generar las condiciones necesarias para que los cuerpos de las personas no identificadas y/o entregadas a sus familias reciban un trato digno”, expuso.