El presidente venezolano, Nicolás Maduro, sabe que está contra las cuerdas: sus aliados en la región se agotan y la llegada al poder en Brasil de Jair Bolsonaro podría aumentar la presión para acelerar su salida de Venezuela. Por esto, Maduro está tratando de buscar amigos y pidió al propio Bolsonaro -un ultraderechista y a menudo crítico con Maduro- retomar las relaciones entre amos países.

“El Gobierno Bolivariano aprovecha la ocasión para exhortar al nuevo presidente electo del Brasil a retomar, como países vecinos, el camino de las relaciones diplomáticas de respeto, armonía, progreso e integración regional, por el bienestar de nuestros pueblos”, escribe Maduro en un comunicado difundido por el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, en su cuenta de Twitter.

También recuerda el presidente venezolano que su Gobierno “ratifica su compromiso de continuar trabajando de la mano” del pueblo brasileño “en la lucha por un mundo más justo, multicéntrico y pluripolar, en el que prevalezca la libre autodeterminación de los pueblos y la no injerencia en los asuntos internos”.

El ultraderechista Jair Bolsonaro ganó las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Brasil con un 55,13 % de los votos válidos y sucederá al mandatario Michel Temer el 1 de enero de 2019, para gobernar el país hasta finales de 2022, tras haber sido concluido el 99,99 % del escrutinio.

Según los resultados oficiales, Fernando Haddad, el candidato que sucedió al encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como aspirante del Partido de los Trabajadores (PT), obtuvo un 44,87 % de los votos válidos.