El gobierno de Sebastián Piñera pasa por uno de sus peores momentos desde que asumió en marzo pasado y sus propuestas no parecen ayudar: el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, sorprendió al país al anunciar que planea presentar un proyecto para reducir o eliminar la indemnización por años de servicio.

Según el criterio del ministro, el pago de indemnizaciones desincentiva la movilidad y es poco flexible.

En la actualidad, la normativa contemplada en el Código del Trabajo de Chile establece que las y los trabajadores tienen derecho a ser indemnizados un mes de sueldo por cada año efectivamente trabajado con un tope de 11 sueldos.

Larraín declaró que “La indemnización por años de servicio ha sido una especie de sustituto por un seguro de cesantía que no es todo lo potente que uno pudiera pensar y, por tanto, estamos en un proceso de evaluación. El ministro del Trabajo está trabajando en este tema”.

La normativa que hay en la actualidad se arrastra desde la reforma laboral de la dictadura y ya era un retroceso a los derechos laborales si se compara, por ejemplo, con las indemnizaciones a todo evento que tienen algunos trabajadores de empresas estratégicas.

A esta amenaza para los derechos de los trabajadores, ya respondió el secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Nolberto Díaz, quien dijo en una entrevista que “la propuesta del Gobierno es desubicada y desquiciada”, sobre todo en un momento “donde los trabajadores chilenos no saben si van a tener empleo mañana” .

El dirigente aseguró que “no van a haber organizaciones sindicales en Chile que estén disponibles a dar un debate para que retrocedamos”, recordando que los derechos laborales son algo que “ha costado mucho recuperar” desde la dictadura.

“Lo poco que se avanzó, este Gobierno pretende cuestionarlo a través de grupos negociadores y haciendo trampa, porque arma comisiones a su gusto, tratando de saltarse al Parlamento y a las organizaciones sindicales”, acusó.

Finalmente, Díaz llamó al Ejecutivo a enfocarse en los problemas de los trabajadores: “ganan poco, tienen sueldos miserables, no tienen sindicatos y no pueden negociar colectiva mente”, afirmó.

Opina que es gratis