El Presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, hizo una de las declaraciones más curiosas de la política mundial este fin de semana al asegurar que no murió ni fue sustituido por un clon y calificó esta teoría como “rumores ignorantes”.
 
Buhari escribió este domingo en su cuenta de tuíter que abordó esta versión durante una reunión en Polonia.
 
 “Una de las preguntas que surgieron hoy en mi reunión con los nigerianos en Polonia fue la cuestión de si he sido clonado o no”, dijo Buhari.  “Los rumores ignorantes no son sorprendentes-cuando yo estuve ausente por  vacaciones médicas el año pasado mucha gente esperaba que yo estuviese muerto”.
 
Buhari pasó largos períodos en Londres recibiendo tratamiento médico en 2017, y en una ocasión dejó el país por más de tres meses.
 
Su ausencia incitó una intensa especulación en Nigeria sobre la salud del presidente y muchos informes falsos circulaban en línea diciendo que había muerto.
 
En Instagram y en Facebook el domingo, el Presidente dijo que la creencia de que había muerto había incitado a la gente a contactar al Vicepresidente Yemi Osinbajo pidiendo favores o trabajar con él.
 
“Eso lo avergonzó mucho; lo discutimos cuando me visitó mientras yo estaba convaleciente”, dijo Buhari. 
 
“Puedo asegurarles que este es el verdadero yo. A finales de este mes celebraré mi cumpleaños 76. ¡ Y todavía estoy fuerte!  “
 
La portavoz presidencial Garba Shehu dijo en Facebook que un nigeriano en una reunión en Cracovia el domingo había preguntado a Buhari si era real o  “el muy nombrado ‘Jubril de Sudán ‘–su supuesto doble “–lo que incitó al Presidente a afirmar su identidad.
 
Shehu dijo que Buhari estaba en Polonia para asistir a la Conferencia de las Naciones UNIDAs sobre el cambio climático, COP24.
 
Buhari fue elegido Presidente de Nigeria, la economía más grande de África y el principal productor de petróleo, en 2015.

El ex general se convirtió en Presidente en su cuarto intento de liderazgo desde que fue derrocado del poder en 1985.

Buhari fue uno de los fuertes militares que dominaron Nigeria hace décadas. Un golpe militar lo llevó al poder en 1983, y otro golpe militar lo derrocó dos años más tarde.