Nayib Bukele, que llegaba como favorito a la primera vuelta de este domingo y terminó barriendo, dándose por ganador antes de finalizado el conteo, lo que pone fin a más de 20 años de bipartidismo en un país marcado por su reciente guerra civil.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo, declaró cerca de la medianoche del domingo que el resultado era “irreversible”, con 87,67% de las actas contadas, dando al exalcalde de San Salvador el 53,78% de los votos tabulados.

Bukele se presentó bajo la bandera celeste de la Gran Alianza por la Unidad Nacional, de corte conservador. Sus dos principales rivales en la contienda, el empresario derechista Carlos Calleja y el excanciller izquierdista Hugo Martínez, reconocieron el triunfo de Bukele en primera vuelta.

“En este momento podemos anunciar con plena certeza que hemos ganado la presidencia de la república de El Salvador en primera vuelta”, declaró Bukele ante simpatizantes en un hotel de San Salvador.

Tanto el Tribunal Electoral como observadores internacionales coincidieron en señalar que la jornada electoral transcurrió en un clima de normalidad. Estaban llamados a votar poco más de 5,2 millones de personas.