Una de las banderas con las se encumbró en el poder Iván Duque, el vocero de Álvaro Uribe en Colombia, fue la supuesta amenaza del “Castrochavismo” que representaban las fuerzas alternativas, favorables al acuerdo de paz con las Farc y distantes del dos veces presidente y actual senador. 

Dentro de las amenazas de ese supuesto fantasma, la idea del control total y la ausencia de separación de poderes como ha sucedido en Venezuela eran motor para que Duque, Uribe y otra larga lista de militantes del Centro Democrático hablaran de la necesidad de una restauración moral del país para alejarlo de los modelos autoritarios.

Curiosamente, hoy en día Colombia se encamina hacia un gobierno que no ha sabido respetar los fallos del poder judicial y en donde cada tanto resurge la idea de una Asamblea Constituyente para tomar el control total del país, tal y como ha hecho Nicolás Maduro en Venezuela. 

Esta semana fue el turno de la siempre polémica senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, quien volvió a mencionar la propuesta de una constituyente luego de que las decisiones de dos tribunales no cayeran en su partido político, ni a su prócer Uribe.

Ya que en la Corte Constitucional exhortó a sancionar la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), en el caso de la Corte Suprema de Justicia, se ordenó la libertad del exjefe de las Farc ‘Jesús Santrich’.

Ante esto, Paloma Valencia declaró que su partido ve en la constituyente una alternativa porque los magistrados “que componen las altas cortes están tomándose las atribuciones de fallar no en derecho, sino en su posición política”.

También dijo que a su juicio, los ciudadanos pierden confianza en la institucionalidad.“Por eso yo creo que es definitivo, no por coyuntura, pero sí porque los colombianos cada vez más se dan cuenta de la enorme crisis que hay en la justicia y que hagamos una gran reforma; o la hace el Congreso de la República con una constituyente o un mecanismo de reforma que implique la participación ciudadana”.

El primer golpe para el actual Gobierno vino en el Corte Suprema consideró que ‘Santrich’ goza de “fuero” por ser uno de los escogidos por el partido Farc para ocupar los cinco escaños a que tiene derecho en la Cámara de Representantes por el acuerdo de paz.

En su fallo, la Corte Suprema consideró que, aunque ‘Santrich’ no asumió como congresista, sí fue acreditado como tal y por lo tanto es un “aforado constitucional”.

Con esto, la Corte Constitucional dio el carpetazo a la controversia que comenzó con las objeciones de Duque al considerar que los seis artículos vetados no garantizan la aplicación de los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición que forman parte del acuerdo con las Farc.

Dicho esto, el presidente Duque, que hace varias semanas había anticipado que sancionaría el original de la Ley Estatutaria de la JEP si se hundían sus objeciones en el Congreso, confirmó que no la vetará.

“La decisión que toma la Corte Constitucional la acato como colombiano y defensor de la legalidad, pero nunca dejaré de defender los principios que han motivado al pueblo colombiano para que tengamos una paz con justicia, una paz en la que todos creamos y así seguiré procediendo todos los días de mi vida”, Finalizo con lo siguiente.