El vocero de Álvaro Uribe, el presidente de Colombia Iván Duque, ha vuelto a levantar una polémica en su país después de pasar tres días en la República Popular China, donde entre otras cosas hizo un polémico homenaje a los héroes comunistas pese a ser un constante detractor de las ideas de izquierda.

Como suele hacerse en este tipo de visitas, el mandatario calificó como “histórico” el encuentro con su homologo asiático, Xi Jinping, a quien agradeció la hospitalidad y la disposición para estrechar los lazos de cooperación comercial.  “La visita muestra que Colombia tiene que mirar a Asia con  vocación de permanencia, con una vocación donde podamos llegar a las distintas ciudades con la mejor oferta de lo que es Colombia”, señaló Duque al termino de su encuentro con el presidente chino.

Más allá de los logros o que, entre otros aspectos, se pactó la exportación de aguacates al gigante asiático, la construcción de un tratado de extradición y de cooperación judicial, y que incluso hasta se pactaron aportes económicos por parte del Banco de Desarrollo de China que financiará la vía al mar 2 en Urabá, se vio al presidente Iván Duque llevar una ofrenda floral al Monumento a los Héroes del Pueblo, donde se encuentra el obelisco de diez pisos que rinde homenaje a los mártires de la revolución china.

Un lugar que tiene un particular sentido histórico que riñe con lo que, políticamente, representa hoy el presidente Iván Duque y su gobierno, dado que la punta de lanza de su campaña cuando ejerció como candidato presidencial fue un discurso anticomunista, que además utilizó la expresión socialismo del siglo XXI como un sinónimo del caos social y económico. El monumento está ubicado al costado sur de la Plaza de Tiananmén, en Pekín, al norte del Mausoleo de Mao Tse-Tung, el más destacado dirigente comunista chino.

Mao Tse-Tung fue un guerrillero que se levantó en armas en 1927 y libró una guerra civil hasta 1949, cuando venció al ejército nacionalista y proclamó el triunfo de la República Popular China bajo el modelo comunista.  Gobernó por casi diez años y fue presidente del Partido Comunista Chino por más de tres décadas. Además, fue uno de los más destacados ideólogos del comunismo internacional, impulsando un modelo que de dispersó por el mundo, mediante pequeñas células guerrilleras. En Colombia, Mao inspiró el nacimiento del Partido Comunista Marxista Leninista, brazo político de la guerrilla del EPL.

Un contexto de simbolismos que distan drásticamente del discurso del actual Gobierno, o de los principios comerciales y económicos que persigue el actual mandatario colombiano. Ese trasfondo histórico se convirtió en el flanco perfecto de diversas burlas en las redes sociales, pues nadie se esperaba que el jefe de Estado colombiano le rindiera honores a una revolución comunista alcanzada mediante el alzamiento armado y convertida en una de las biblias de la insurgencia mundial, teorizando la táctica de la guerra de guerrillas. Pero la política es cambiante y así como China hoy es un gigante económico, el gobierno Duque, más allá del discurso, también sabe que sus planes económicos pasan por incluir a esta nación de 1´403.500.365 millones de habitantes.

 

 

Opina que es gratis