El chavismo se congratuló por el gesto, aunque para algunos analistas no es más que un intento por hacer quedar mal a Juan Guaidó y sacarlo del tablero político

Se trata del vicepresidente del Parlamento, Édgar Zambrano, detenido el 8 de mayo por respaldar el fallido levantamiento militar del 30 de abril contra el dictador.

Zambrano abandonó Fuerte Tiuna, en Caracas, principal complejo militar del país, y fue recibido por políticos y familiares, según constató la AFP. “Mi prisión fue injusta, violatoria de la inmunidad parlamentaria, de los derechos humanos”, dijo Zambrano, de 64 años, en su primera declaración a periodistas.

El parlamentario opositor, quien deberá presentarse cada 30 días ante los tribunales y tiene prohibido salir del país, anunció que a partir de este miércoles serán liberados otros 58 presos por motivos políticos, sin detallar nombres.

“Espero que mañana o esta semana tengamos otras (liberaciones). Soy optimista porque Maduro ha atendido esta que era una de las solicitudes que le hicimos en la mesa”, declaró a la prensa el dirigente Claudio Fermín, quien recibió al legislador.

Guaidó, por su parte, respondió al hecho asegurando que la excarcelación “no es una ‘gentileza’ de la dictadura”, sino “un logro de quienes no nos rendimos”.

Analistas como Andrés Cañizalez consideran que el pacto entre Maduro y un sector opositor busca “desplazar” a Guaidó, debilitado en los últimos meses al no lograr expulsar al gobernante, quien es respaldado por los militares, Rusia, China y Cuba. A su juicio, el acuerdo dilata la solución de la crisis y le da a Maduro “garantías de permanecer en el poder”.

Al referirse al acuerdo con las minorías opositoras, la Unión Europea (UE) señaló que cualquier negociación, para ser creíble, demanda el respaldo de la Asamblea Nacional y el “claro objetivo de llevar adelante elecciones presidenciales”.

Desde 2017, el gobierno ha impulsado la excarcelación de decenas de opositores, lo que según ONG’s como Foro Penal demuestra que son presos presos políticos a quienes Maduro usa como “moneda de cambio” para mantenerse en el poder.

Según la ONG de derechos humanos Foro Penal, existen unos 478 “presos políticos” en Venezuela, entre ellos el diputado Juan Requesens y 107 militares.

Opina que es gratis