El presidente argentino Mauricio Macri inició una campaña bajo el lema de Sí se puede con la que pretendía revertir los resultados de las elecciones primarias en donde fue aplastado por el candidato opositor Alberto Fernández. Montado en el transporte público, Macri ha recorrido el país intentando salir a flote tras la derrota y no: no se puede.

Dos nuevas encuestas para las elecciones presidenciales argentinas del próximo 27 de octubre mantienen la diferencia entre el favorito, el opositor peronista Fernández, y el actual presidente.

En el caso de la encuesta realizada por la consultora Opina, que presenta un margen de error en la estimación de voto del 3 % y realizada el día después del primer debate presidencial del pasado domingo, la diferencia entre los dos máximos candidatos es de 20 puntos porcentuales, con Fernández (Frente de Todos) situado en el 52 %, y Macri (Juntos por el cambio), estancado en el 32 %.

El sondeo, realizado sobre 1.700 cuestionarios, otorga al tercer candidato más votado en las primarias, Roberto Lavagna, un 6 % de estimación de voto, mientras que el resto de postulantes presentan cifras iguales o menores al 2 por ciento.

Con esos resultados, a Fernández le valdría para salir elegido presidente sin necesidad de segunda vuelta, puesto que la ley argentina establece que un candidato obtiene la victoria en primera vuelta si supera el 45 % de los votos o si cosecha más del 40 % y saca 10 puntos al segundo más votado.

Asimismo, según Opina, habría un 5 % de indecisos y el 1 % lo hará en blanco o no irá a votar.

Opina que es gratis