El resultado de las elecciones de alcaldes y gobernadores de este domingo sacudió los cimientos de la política tradicional colombiana y en especial al uribismo, sin duda el gran derrotado de la jornada. El Centro Democrático, al que pertenecen el expresidente Álvaro Uribe y el presidente Iván Duque, ha sido derrotado en la disputa de las dos principales ciudades del país, Bogotá y Medellín, y solo conquistaron dos de las 32 gobernaciones, las de los departamentos de Casanare y Vaupés.

La exsenadora Claudia López, del partido Alianza Verde, es la virtual alcaldesa electa de Bogotá y se convierte así en la primera mujer en llegar al segundo cargo en importancia de Colombia por la vía de las urnas, según la Registraduría Nacional que organiza los comicios. Con el 95,10 % de las mesas escrutadas, López obtenía 1.054.817 votos, equivalentes al 35,26 %, mientras que el favorito en las últimas encuestas, el independiente Carlos Fernando Galán, quedaba relegado al segundo lugar con 972.764 votos (32,51 %).

El tercer lugar de Hollman Morris, delfín del excandidato presidencial Gustavo Petro y candidato de una alianza de partidos de izquierda, con 416.438 votos, equivalentes al 13,92 %, también supone una sorpresa ya que desbanca al oficialista Miguel Uribe Turbay, de la alianza de derechas Avancemos que recibe 406.166 votos (13,57 %).

Más sorpresivo aún es el caso de Medellín, bastión del uribismo, donde lidera el independiente Daniel Quintero Calle, por encima de Alfredo Ramos, del Centro Democrático, que era el gran favorito en las encuestas. Con el 67,69 % del escrutinio realizado, Quintero Calle recibía 204.236 votos, que representan el 38,54 %, mientras que Ramos, apoyado por el expresidente y senador Álvaro Uribe, alcanzaba 160.707 papeletas (30,32 %).

En Cali, la tercera ciudad de Colombia, el exalcalde Jorge Iván Ospina, de Alianza Verde, sí confirmaba su favoritismo y con el 53,93 % de las mesas escrutadas obtenía 154.757 votos, que equivalen al 37,87 %, y en segundo lugar se situaba el excongresista liberal Roberto Ortiz, con 100.450 votos (24,58 %).

Primer exguerrillero de ese grupo en ganar una alcaldía

El exguerrillero de las FARC Guillermo Enrique Torres Cueter, conocido en su época de combatiente como “Julián Conrado” o “El Cantante de las FARC”, ganó este domingo la alcaldía de Turbaco, localidad vecina de la ciudad de Cartagena de Indias, según el escrutinio oficial.

Torres se impuso en Turbaco, ciudad situada a unos 25 kilómetros de Cartagena, capital del departamento de Bolívar, con 20.308 votos, que corresponden al 50,24 % del total. “Electoralmente los turbaqueros le estamos dando tremenda paliza a los corruptos”, ha manifestado el alcalde electo en su cuenta de Twitter, en la que se presenta como “cantor del pueblo”.

Su campaña la basó en la recuperación del medioambiente y en la mejora del suministro de agua potable para los habitantes de Turbaco, localidad de unos 70.000 habitantes que además alberga la sede de la Gobernación de Bolívar.

Torres no se postuló como candidato del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), en que se transformó la antigua guerrilla después de dejar las armas en 2017, sino que lo hizo a nombre de una alianza de los partidos de izquierda conformada por el movimiento Colombia Humana, del senador Gustavo Petro, y la Unión Patriótica (UP).


Con información de El Diario

Opina que es gratis