La Corte Electoral de Uruguay difundió el 99% de los votos escrutados. Según esos datos, el candidato del Partido Nacional (PN, centroderecha), Luis Lacalle Pou, aventaja en 1,9 puntos al del Frente Amplio (FA, izquierda), Daniel Martínez. Con esa cifra escrutada, Lacalle obtiene un 48,76% (1.158.599 votos) contra el 47,47 % (1.127.774 votos) para Martínez.
Es un resultado tan ajustado que el número de votos de diferencia entre el primero y el segundo es casi el mismo a la cantidad de sufragios recurridos. hasta ahora hay 30.825 votos de diferencia y 35.019 observados. La Corte Electoral ya informó que los resultados finales se conocerán entre el martes y el viernes próximo.
El nuevo presidente asumirá el próximo primero de marzo para un mandato de cinco años. Hasta ahora, se sabe que votó el 90% de los habilitados para sufragar, una cifra récord.
 
Lacalle Pou se mostró confiado, aseguró que el resultado ya es irreversible y lamentó que Martrínez no reconciera la derrota. El oficalista, en cambio, llamó a esperar resultados finales porque la diferencia no es superior al número de votos observados.
 
En una región que ha visto el ascenso de la ultraderecha en Brasil y la vuelta de la izquierda en Argentina, Uruguay podría dar un viraje si se confirman los resultados, luego de tres mandatos consecutivos del Frente Amplio, una coalición de partidos de izquierda que reúne a socialistas, comunistas, ex guerrilleros y ortodoxos económicos. Una mayor diferencia de votos entre el abogado de 46 años Lacalle Pou y el ingeniero y ex alcalde de Montevideo Martínez, de 62 años, había sido anticipada por todos los sondeos.
Lacalle Pou, líder del Partido Nacional, se encuentra en su sede partidaria esperando que lleguen los líderes de los partidos que lo apoyaron en la segunda vuelta electoral tras los comicios de octubre. Martínez, por su parte, se encuentra en la sede del Frente Amplio, desde donde piden “cautela” hasta tener resultados definitivos.
Una alianza de gobierno
Tras la primera vuelta de octubre, Lacalle Pou, del Partido Nacional, logró reunir en una alianza a todo el arco opositor, incluidos el liberal Partido Colorado, el derechista Cabildo Abierto, liderado por el ex comandante en jefe del Ejército Guido Manini Ríos, o el socialdemócrata Partido Independiente.
El candidato opositor ha venido anunciando que su primera decisión será enviar al Parlamento una “ley de urgente consideración” con la que pretende adoptar medidas rápidas en 90 días.
Este proyecto busca declarar, entre otras cosas, la “emergencia” de seguridad y liberar la importación de combustible en un país donde una empresa estatal tiene el monopolio y los precios del carburante están entre los más altos del mundo. Lacalle Pou plantea asimismo controlar el déficit fiscal mediante ahorros de hasta 900 millones de dólares en el Estado.
Martínez, en tanto, promueve la continuidad de las políticas sociales del Frente Amplio y no descarta nuevas subas de impuestos para contener el déficit fiscal que aqueja al país.
15 años de izquierda
Uruguay formó parte de un grupo de países que viró hacia administraciones de izquierda en la década pasada, cuando gobernaron Néstor y Cristina Kirchner en Argentina, Luis Inácio Lula da Silva en Brasil, o Rafael Correa en Ecuador.
Muy cercano al chavismo venezolano, el Frente Amplio llegó al gobierno de la mano de Vázquez, continuó con José Mujica en 2010, y volvió a Vázquez en 2015.
En sus 15 años de poder, la coalición izquierdista aprobó el aborto en 2012, y el matrimonio homosexual y la legalización de la marihuana en 2013.
El Frente Amplio ha tenido que lidiar en los últimos tiempos con un desempleo del 9,5%, una economía estancada con un persistente déficit fiscal del 4,9% del PIB, y un aumento del 45% en el número de homicidios entre 2017 y 2018, en un país considerado seguro en el contexto latinoamericano.
El próximo presidente asumirá el primero de marzo de 2020 para un mandato de cinco años.

Opina que es gratis