Evo Morales no quiere aceptar que, sin importar la legalidad del mecanismo, su mandato en Bolivia concluyó. Según el expresidente, la orden de detención que emitió en su contra la Fiscalía boliviana “no procede legalmente” porque sigue “siendo presidente” del país, ya que la Asamblea Legislativa “no aceptó ni rechazó” su renuncia.

“La orden de aprehensión es injusta, ilegal e inconstitucional porque no procede legalmente. Sigo siendo presidente y por eso se debe cumplir con los procedimientos de la ley boliviana”, afirmó en una rueda de prensa en Buenos Aires y posteriormente a través de la red social Twitter.

Morales argumentó que “la Asamblea Legislativa plurinacional no aceptó ni rechazó” la renuncia que presentó el pasado 10 de noviembre, por lo que “según la Constitución” sigue siendo presidente hasta el próximo 22 de enero. “Estoy demostrando que Evo sigue siendo presidente y entonces no procede esta orden de aprehensión”, señaló, antes de agregar que “la Asamblea Legislativa plurinacional debe aprobar por dos tercios el juicio por responsabilidades al presidente”.

El ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, compartió ayer en Twitter una fotografía del documento en el que se ordena aprehender a Morales y trasladarlo ante la Fiscalía Especializada Anticorrupción para prestar su declaración informativa.

El Gobierno interino de Jeanine Áñez presentó en noviembre pasado contra él una denuncia en la Fiscalía en La Paz por delitos como terrorismo, al acusarlo de incitar a la violencia contra el Ejecutivo provisional desde México, país al que llegó en primer lugar como asilado tras salir de Bolivia el pasado 11 de noviembre. La denuncia se sustenta en pruebas como un video en el que se oye una voz atribuida a Morales, pero cuya autenticidad no ha sido demostrada por fuentes independientes.

Baltasar Garzón luchará contra orden de captura

Ante esto, Morales -refugiado en Buenos Aires- señaló que un equipo integrado por el jurista español Baltasar Garzón luchará contra la orden de detención emitida por el gobierno de transición de Áñez. “Constituimos un equipo internacional, con el doctor Baltasar (Garzón) en Europa”, dijo Morales a la prensa. “Vamos a actuar jurídicamente contra esta orden de aprehensión que no es constitucional ni legal”, advirtió.

“Yo no tengo miedo a las detenciones, fui cuántas veces detenido y confinado…. asilado y refugiado, solo me faltaba eso”, señaló Morales. Morales, quien estuvo casi 14 años en el poder, dimitió por la presión de manifestaciones promovidas por la oposición, tras unos comicios en los que hubo “irregularidades” según la Organización de los Estados Americanos, y después de que las fuerzas armadas y la policía le retiraran su apoyo.

Opina que es gratis
No Hay Más Artículos