A mediados de diciembre del año pasado, se conoció que efectivos de instituciones armadas de Chile aparecían eventualmente involucrados en casos de abusos sexuales en Haití, mientras se desempeñaron como parte de la misión de Paz de la Naciones Unidas, conocida como MINUSTAH, entre 2004 y 2017.

La información, que se desprendió de un artículo publicado el 17 de diciembre en la revista académica “The Conversation” por las investigadoras y académicas, Sabine Lee y Susan Bartles, concluye que hubo 265 casos de bebés nacidos de encuentros entre personal militar de diversos países y niñas y mujeres haitianas, bajo diversos tipos de relaciones, lo que también incluye el abuso.

De esos casos, según un cuadro comparativo que se publica en la misma investigación, Chile se ubica detrás de Brasil y Uruguay como las naciones con más reconocimientos de paternidades de bebés abandonados en el citado país, con alrededor de 20 casos.

Sin embargo, a través de un contacto en exclusiva con BioBioChile (BBCL), una de las autoras del estudio, Susan Bartles, investigadora de Queen’s University en Cánada, hizo algunas precisiones respecto de la participación de chilenos en dichas denuncias.

Bartles aclaró que se trataría de 21 bebés o “niños de la paz” -como han sido nombrados-, los que son vinculados a efectivos chilenos por mujeres y niñas haitianas, en la información recopilada en el estudio.

“Sabemos que de las 265 historias de niños que fueron engendrados por personal de Naciones Unidas, se reportó que 21 de ellos involucraban a militares en operación de paz de Chile“, dijo a BBCL la académica Susan Bartles.

En relación a cómo llegaron a concluir dicha información, la misma investigadora indicó que “cuando les preguntamos el país de origen de los militares en operaciones de paz de las historias que nos compartieron, 21 de los participantes de la investigación informaron que el militar que procreó al niño era de Chile“.

A través de entrevistas

Bartles explicó que las entrevistas a 2.500 personas sobre el papel que jugó la Minustah en Haití fueron parte de la metodología que se usó para concluir la existencia de 265 bebés vinculados a los llamados cascos azules.

“Un equipo de investigadores asistentes haitianos condujeron entrevistas en cerca de 10 bases de la ONU y le pidieron a los participantes que contaran una historia sobre cómo fue para las mujeres y niñas vivir en una comunidad que hospedaba a militares en operaciones de paz de la ONU”, agregó la académica norteamericana.

A renglón seguido, explicó que “a los participantes no se les preguntó sobre sus interacciones sexuales y tampoco se les preguntó acerca de niños engendrados por los militares en operaciones de paz. De este modo, las historias fueron contadas de forma espontánea“.

La publicación

Según el documento difundido por la revista académica The Conversation, gran parte de estos embarazos fueron producto de violaciones, incluso de niñas de hasta 11 años, a cambio de un poco de dinero o comida, por soldados de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH)

“Ponían unas monedas en tus manos y te metían un bebé”, se titula la investigación que se realizó en base a una serie de entrevistas con la población a la que -supuestamente- debían proteger.

“Niñas de 11 años fueron abusadas sexualmente y embarazadas por los cascos azules y dejadas en la miseria, donde tuvieron que criar solas a sus hijos”, señala uno de los entrevistados.

“Vi a varias niñas de 12 y 13 años allí. Los soldados de MINUSTAH las embarazaban y las abandonaban. Estas chicas han tenido desde entonces vidas miserables”, aseguró una mujer de la comuna de Cité Soleil.

Otro de los haitianos relató que “siempre escuchaba a las mujeres que se quejaban de la violencia sexual que ejercía la MINUSTAH contra ellas. Y a través de los abusos las contagiaron de sida. Y varias de ellas quedaron embarazadas”.

“Sabemos que de las 265 historias de niños que fueron engendrados por personal de Naciones Unidas, se reportó que 21 de ellos involucraban a militares en operación de paz de Chile”
“Los soldados destrozaron el futuro de estas chicas al dejarlas embarazadas un par de veces para luego abandonarlas (…) Ahora, podemos ver a muchas vagando por las calles o por el mercadillo con un cesto en la cabeza y vendiendo naranjas, pimientos y más cosas para poder criar a los hijos que tuvieron con los soldados de MINUSTAH”, señaló otro hombre de Cabo Haitiano en el estudio.

De hecho, esos niños han sido bautizados como “petit minustah” o “niños de la paz”, así como también se les apodó “bebés casques bleus” (bebés cascos azules).

Cascos azules chilenos

Nuestro país mantuvo tropas en territorio haitiano durante 13 años, desde 2004 a 2017, sumando 12.305 efectivos tanto de las Fuerzas Armadas como de Carabineros y la Policía de Investigaciones.

En total, Chile gastó 177 millones de dólares en los 13 años enviando tropas a la isla caribeña, fondos utilizados principalmente en remuneraciones, sostenimiento logístico y equipamiento.

Aunque, no es la única misión chilena en el extranjero. Según reveló el Ejército a BioBioChile, actualmente mantiene tropas en una decena de países, como Guatemala, Honduras, El Salvador, Bosnia y Herzegovina, Colombia, Medio Oriente (Israel y Palestina), Chipre, India y Pakistán.

En total se cuentan 39 efectivos, quienes cumplen misiones de entre 3 meses y un año, bajo dos modalidades: operaciones de paz y el Programa de Cooperación de Defensa para Centroamérica y el Caribe (PCDCAC).

Indagar en la ONU

A fines de diciembre del año pasado, el ministro del Interior, Alberto Espina, asistió al Senado para defender una solicitud de prórroga por un año más de la misión de paz de cascos azules chilenos en Bosnia-Herzegovina.

En su discurso ante la Cámara Alta, previo a la votación de los congresistas -que finalmente fue favorable-, el secretario de Estado respondió a los cuestionamientos de algunos senadores, como el socialista Alfonso de Urresti y el progresista Alejandro Navarro, por la eventual participación de chilenos en los abusos sexuales denunciados en Haití.

El ministro apuntó a la investigación de las académicas inglesas que “dice relación con información que ellas habrían recopilado respecto de la actuación que tuvieron las fuerzas de distintos países que participaron en el Minustah, que es la misión de paz que se realizó en Haití”.

Agregó que “hay una información de que habla que existen abusos que se habrían cometido en contra de menores de edad y mujeres, pero si uno lee el informe en detalle no se individualiza ningún caso de nuestro país, lo que existe es una barra que está en parte del informe, donde figuran diversos países que tendrían militares comprometidos en estos hechos y en esa barra figura Chile, pero sin tener mayor información”.

Una denuncia

Más adelante en su discurso, Alberto Espina explicó que durante los 13 años que duró la labor de paz en Haití, en Chile se recibió una denuncia por abuso sexual.

“Nosotros recibimos el año 2010 una denuncia en contra de un cabo por una conducta sexual inapropiada que fue investigada adecuadamente y que se remitió su conclusión a las Naciones Unidas en su momento”, explicó Espina.

En relación a la denuncia publicada por Lee y Bartles, en que Espina describió que se narran casos de abusos sexuales, de prostitución y que afectaron a menores de edad, hombres y mujeres, la calificó de un hecho extremadamente grave.

Como medidas para enfrentar las denuncias, el secretario de Estado precisó que ordenó “al agregado de Defensa Nacional en la Naciones Unidas para que tome contacto con las autoras y que nos remita toda la información que ellas tengan de lo publicado por TheConversation.com. Luego se le pidió que recabe en la Unidad de Conductas y Disciplina de Departamento de Apoyo en Terreno de las Naciones Unidas la información oficial de los casos registrados de abusos sexuales reportados por ese organismo en relación a nuestro país”.

También, Espina dijo que solicitó a las tres ramas de las Fuerzas Armadas que le entreguen toda la información que dispongan sobre el tema.

En ese sentido, cuando surgió la denuncia de las investigadoras, el Estado Mayor Conjunto -a cargo de la misión de paz en Haití-, través de un comunicado dio cuenta de la denuncia recibida a la que aludió Espina y que fue sobreseída y detalló que, en caso de recibirse información concreta y formal sobre esta materia, “se procederán a realizar las investigaciones que esclarezcan a fondo las eventuales denuncias”.

A lo anterior, se suma que el 7 de enero, la Cámara de Diputados aprobó por 83 votos favor, 3 en contra y 30 abstenciones crear una comisión investigadora que profundizar en un plazo de 45 días acerca de la actuación de la misión chilena en Haití y su eventual vinculación a las denuncias de abuso sexual.


Con información de Bío Bío

Opina que es gratis
No Hay Más Artículos