El Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia (CNMH) fue suspendido de la Coalición Internacional de Sitios de Consciencia y de la Red de Sitios de Memoria Latinoamericanos y Caribeños (RESLAC) -de la que son parte 65 países- por no suscribir sus principios que tienen que ver con el reconocimiento del conflicto armado interno y los derechos de las víctimas.

Así lo informó la directora ejecutiva de la coalición, Elizabeth Silkes, en una carta dirigida al director del CNMH, Darío Acevedo. La decisión fue tomada porque el funcionario colombiano no dio respuesta a un pedido sobre criterios de trabajo, en los que están alineados los 275 miembros de 65 países que hacen parte de este grupo.

“Consideramos que cuatro meses son un tiempo prudente para esperar una respuesta de su parte, por lo cual vemos que con no responder nos da a entender que no está dispuesto a suscribir los principios de nuestra comunidad internacional y nos vemos obligados por lo tanto a no renovar la membresía del CNMH en la Coalición Internacional de Sitios de Consciencia”, dice la misiva. “En consecuencia, nos permitimos notificarle que su calidad de miembro de la Coalición Internacional de Sitios de Consciencia y de la RESLAC quedará suspendida a partir del 1 de febrero del 2020”, añade.

Colombia no cumplió

La RESLAC le pidió, en septiembre de 2019, al director del CNMH que -para renovar la membresía- manifestara expresamente su adhesión a la declaración de principios que suscriben todos los miembros de la Coalición. La red también le había pedido que suscribiera ciertos criterios de trabajo como que se reconociera el conflicto armado en Colombia y buscar garantizar el derecho a la verdad de las víctimas.

Igualmente, reconocer que las víctimas sean el centro de todas las acciones y garantizar su participación en los procesos de consulta, toma de decisiones y ejecución de las medidas de reparación simbólica. Asimismo, apoyar los ejercicios de memoria que se están desarrollando desde la sociedad civil, que reconozca los lugares de memoria y que procure construir una cultura de convivencia para la no repetición del pasado de violencia política en Colombia.

La dirección de Acevedo en el CNMH ha estado salpicada por los pronunciamientos del funcionario en contra de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) -un órgano que hace parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición- creado por el acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC. El historiador también fue cuestionado porque en una ocasión dijo a periodistas que el conflicto armado en Colombia no se podía convertir en “una verdad oficial”.


Con información de DW

Opina que es gratis