Cristina Fernández puede respirar tranquila: la justicia argentina anuló la última orden de detención que pesaba sobre ella, actual vicepresidenta del país, aunque los ocho procesos en su contra continuarán.

“Se mantuvieron los procesamientos pero se revocaron los pedidos de prisión preventiva. Ya no queda ninguno en pie, todos fueron revocándose”, dijo una fuente judicial a la prensa internacional al confirmar el fallo de la Cámara Federal de Casación Penal sobre la llamada “causa de los cuadernos de corrupción”.

Esta causa investiga supuestos sobornos para la concesión de obras públicas por más de 160 millones de dólares durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015), en la que están procesados la expresidenta, exministros y decenas de empresarios.

Aunque se había ordenado su prisión preventiva en cinco procesos, no se ejecutaron debido a sus fueros, primero como senadora y ahora como vicepresidenta.

Kirchner enfrenta otras siete causas, la mayoría por supuesta corrupción, que ella atribuye a una persecución política.

La Cámara Federal de Casación Penal decidió anular la última orden de aprehensión que pesaba contra Kirchner, argumentando que no existen “riesgos procesales, es decir, el peligro de fuga o de que entorpezca la investigación”, explicó la fuente judicial.

El año pasado, dos días después de ser electa vicepresidenta como compañera de fórmula del presidente, Alberto Fernández, la Cámara Federal exculpó a Kirchner en dos causas por no encontrar pruebas en su contra, pero le confirmó otro procesamiento por cohecho.

Opina que es gratis