México se desangra y con su violencia distintos grados de aceptación. Fiel a la norma, los crímenes con un rostro amable, de cierto estrato socieconómico, suelen replantear discusiones que otros hechos igual de tristes no.

Esta semana revivió el debate por la pena de muerte tras conocerse el asesinato de Ingrid Escamilla y sobre todo la confesión de su feminicida, difundida ampliamente en medios y redes, en donde dio detalles del macabro crimen y desollamiento. 

Tuiteros de todo México han colocado en cuarta posición de trending topic el hashtag #penademuerte, con el que exigen legalizar dicha condena no sólo a feminicidas, sino incluso a violadores, secuestradores y asesinos. El debate se abre y otros usuarios han opinado en contra de la medida.

“Apoyo 100% la #penademuerte a violadores, secuestradores y asesinos!! Basta de tanta violencia e injusticias!!”, publicó una usuaria de la red social.

“También pido la #penademuerte para el asesino de #IngridEscamilla. Es muy fácil juzgarla y preguntamos porqué seguía en esa relación, pero el feminicida, adicto, psicópata es él. Dejen de acusarla, ella es la víctima.Nadie merece una muerte así.QEPD”, escribió Adriana Niño de Rivera, prima de la standupera, Sofía Niño de Rivera.

Sin embargo, otros usuarios indicaron que la pena de muerte en México no sería una alternativa para castigar delitos de homicidio, pues argumentan que el sistema judicial y penal en el país aún es precario para legislar este tipo de condenas.

“Con crímenes como el de #IngridEscamilla, me encantaría que la #penademuerte fuera legal en México. Sin embargo, si en países con más experiencia como EU han muerto inocentes por negligencia o abuso de poder de los jueces, no me quiero imaginar lo que sucedería en México”, manifestó un usuario.

Incluso el mismo día que fue asesinada Ingrid, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, a través de su página de internet, reconoció deficiencias en la investigación criminal y la necesidad de fortalecerla.

El caso Ingrid Escamilla sacudió a México

Ingrid Escamilla fue asesinada el pasado domingo por su pareja Érick Francisco “N”, quien fue detenido y confesó su crimen bañado en sangre. Los hechos ocurrieron en un complejo habitacional de la calle Tamango 258, de la alcaldía Gustavo A. Madero.

El hecho ha causado conmoción en México porque el hombre desolló a Ingrid e incluso las fotos del cuerpo fueron filtradas y se publicaron en algunos medios de comunicación.

Opina que es gratis
No Hay Más Artículos