El productor Harvey Weinstein fue condenado por dos cargos, incluido uno por violación, en los procedimientos en su contra en Nueva York y encendió la chispa del movimiento ‘MeToo’. Weinstein fue acusado por la Fiscalía de Nueva York de cinco delitos sexuales.
El magnate ha sido condenado por violación en tercer grado, lo que no requiere el uso de la fuerza. Por otro lado, Weinstein ha sido absuelto de la acusación más grave, agresión sexual predatoria, que se castiga con una pena máxima de cadena perpetua.
El productor fue acusado de haber violado a la actriz Jessica Mann en 2013 y de haber forzado un acto sexual con la asistente de producción Miriam Haleyi en 2006. Además, en enero pasado, la Oficina del Fiscal del Condado de Los Ángeles lo acusó también de presuntamente violar a una mujer y agredir sexualmente otro, una acusación que ocurrió el mismo día que comenzó su juicio en la Corte Suprema de Nueva York entre protestas feministas.
El proceso en sí ha durado más de seis semanas. El jurado había estado deliberando desde el pasado martes 18 de febrero, y habían corrido cinco días maratónicos en los que habían requerido, en numerosas ocasiones, información y asesoramiento sobre los cargos y las pruebas relacionadas con los denunciantes.

El juicio que cambió Hollywood

Han pasado más de dos años desde que su nombre se convirtió en titulares por más que su trabajo como productor. En octubre de 2017, The New York Times y la revista The New Yorker publicaron artículos que revelaron múltiples acusaciones de acoso sexual contra el todopoderoso Harvey Weinstein por parte de actrices y empleados.
También en octubre de ese año, la directora y actriz Asia Argento le dijo a The New Yorker que Weinstein la había violado en 1997. Y nombres como Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie y Rosanna Arquette se unieron a las voces de las mujeres que denunciaron los abusos de Weinstein.
Poco después, además, la Academia de Hollywood votó para expulsarlo oficialmente, aunque sus cintas han ganado varias docenas de estatuillas. En mayo de 2018, Weinstein compareció ante un juez en un tribunal de Manhattan después de entregarse a las autoridades en una estación de policía de Nueva York.
Ese mismo mes, la Fiscalía de Nueva York acusó a Weinstein de violación en primer y tercer grado contra una mujer no identificada en 2013, y obligó a Lucia Evans a practicar sexo oral en 2004, denuncias desestimadas en octubre de ese año.
En enero de 2019, el productor despidió a su abogado hasta ahora, Ben Brafman. Luego contrató a dos nuevos defensores que poco después también lo despidieron, hasta que encontró a su actual defensora, la abogada de Chicago Donna Rotunno.
En agosto de ese año, la Fiscalía presentó nuevos cargos que provocarían la participación de la actriz Annabella Sciorra en el juicio como testigo. La actriz afirmó que Weinstein la había violado entre 1993 y 1994, y su testimonio sería clave para dilucidar el cargo de “agresión sexual depredadora”, que según la ley de Nueva York podría imputarse a alguien con múltiples delitos sexuales cometidos durante un período determinado de hora.
Después de eso, en diciembre de 2019, Harvey Weinstein acordó un acuerdo previo de $ 25 millones con las más de 30 actrices y ex empleados de su estudio que lo acusaron de acoso sexual y violación.
El acuerdo, primicia del The New York Times, no incluiría un reconocimiento de mal comportamiento por parte de Weinstein. Una semana después, de hecho, el propio Weinstein se afirmó como un “pionero” en apoyar a las mujeres en el cine.
Opina que es gratis
No Hay Más Artículos