Iván Moreira, el senador de ultraderecha que hizo una huelga de hambre para que liberaran a Pinochet en 1998, se ha convertido en el hazmerreír del país después de que salieran a la luz una serie de correos electrónicos en que pedía a un millonario financiamiento para su campaña.

“El raspado de la olla”, pedía el político que en los últimos años decidió refugiarse en el público evangélico para mantenerse a flote.

Aunque el senador llegó a un acuerdo con la Fiscalía, para la suspensión condicional del procedimienton por la falsificación de boletas ideológicamente falsas para el financiamiento de su campaña, su carrera quedó manchada al ser un delincuente confeso.
El parlamentario pagó $35 millones de pesos chilenos al Fisco, tras evadir impuestos y financiar su carrera con trampa.
Hoy, esa trampa se le recordó una vez más en televisión abierta. El pinochetista estaba atacando a Mon Laferte por su presentación en Viña del Mar cuando el periodista Rafael Cavada le preguntó si no creía que era más violento para los chilenos que políticos como él financiaran su campaña de forma fraudulenta.
Acá el video:

Opina que es gratis
No Hay Más Artículos