El club de países de América sin Estados Unidos ni Canadá no fue posible. La idea, impulsada por los bloques de izquierda del continente hace una década, se fue al carajo por el boicot de líderes de derecha que, paradójicamente, también fracasaron en sus gestions como Mauricio Macri o Sebastián Piñera.
El canciller  en estreno de Uruguay, Ernesto Talvi, anunció que el país se retira de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y regresa al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).
“El Gobierno del Uruguay dispuso retirarse de la Unasur, que ya ha sido abandonado por la mayoría de los países de la región a excepción de Guyana, Surinam y Venezuela“, señala un comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En tal sentido, explica que este es “un organismo regional, basado en alineamientos político-ideológicos y que, en los hechos, ha dejado de funcionar: ya no cuenta con sede y carece de secretaría general operativa“.

Posteriormente, el jefe de la diplomacia uruguaya indicó en una rueda de prensa celebrada en la Cancillería que la actual Unasur “va contra los objetivos del país de vincularse a organizaciones regionales que tengan una base institucional y no estén basadas meramente en afinidades ideológicas”.
La decisión tomada por Uruguay fue comunicada mediante una nota dirigida al canciller de Ecuador, José Valencia, país depositario del Tratado de la Unasur.

Por otra parte, el comunicado subraya que la nación sudamericana “también decidió interrumpir el procedimiento de retiro del TIAR”, iniciado en septiembre de 2019, mediante una carta enviada al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro.

Talvi manifestó en su comparecencia que el Gobierno de Luis Lacalle Pou pretende “fortalecer a la OEA como la quintaesencia del multilateralismo regional y el lugar donde primariamente deben dilucidarse” los problemas y los desafíos de la región.
El canciller uruguayo confirmó que el 20 de marzo acudirá a la Asamblea General extraordinaria de la OEA que elegirá al secretario general.

“Uruguay tiene elegido su voto (Almagro) y vamos a tener bilaterales de distinto tipo, que vamos a comunicar oportunamente. Pero va a ser una visita, tanto en términos políticos como económicos y comerciales, muy fructífera”, indicó.

El retiro del TIAR “debilitaba el sistema interamericano y privaba a nuestro país de hacer sentir su voz en ese ámbito de asistencia recíproca en materia de defensa colectiva y de seguridad hemisférica”, apunta el comunicado.
El texto destaca que las medidas anunciadas por Uruguay “reflejan los ejes de la nueva gestión: el compromiso con el multilateralismo, con el fortalecimiento de la Organización de Estados Americanos y con el principio de formar parte de alianzas basadas en una institucionalidad fuerte y no en afinidades ideológicas“.

La Unasur nació en 2008 como un proyecto progresista impulsado por el fallecido Presidente venezolano Hugo Chávez y apuntalado por otros líderes regionales como el brasileño Lula da Silva, el ex Mandatario argentino también fallecido Néstor Kirchner, y los entonces gobernantes de Ecuador, Rafael Correa; Chile, Michelle Bachelet; y Bolivia, Evo Morales.

La crisis en la organización se inició en 2017, cuando los 12 Estados miembros no pudieron ponerse de acuerdo sobre la designación de un nuevo secretario general, se agravó por las posiciones encontradas sobre la crisis venezolana y entró en una fase crítica cuando, en abril de 2018, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú suspendieron su participación y financiación.
Opina que es gratis