.Latinoamérica busca protegerse y reacciona frente al coronavirus. Cierre de fronteras, cuarentenas y toque de queda, son medidas adoptadas por distintos países para intentar frenar el avance de esta pandemia, que ya afecta a más 800 personas en la región. Confinamiento general en Perú. Más de 30 millones de peruanos han sido puestos en cuarentena obligatoria desde el lunes, luego que el gobierno promulgara un decreto de urgencia que ordena el “aislamiento social” de la población. El gobierno peruano también dispuso el cierre de todas sus fronteras. También hay cuarentena obligatoria y total en Venezuela, que además puso los centros de salud bajo control militar. La “cuarentena social” en Venezuela comenzó ayer. Y en Ecuador se impuso un toque de queda.

Varios países de la región han suspendido las clases académicas y reducido las actividades laborales, tal como también lo ha hecho Argentina, y vienen cerrando sus fronteras. Chile, que con más de 150 infectados declaró la fase cuatro de propagación generalizada de la enfermedad y suspendió las clases escolares y universitarias y eventos públicos, anunció el lunes el cierre de sus fronteras, que comienza hoy. Colombia también cerró sus fronteras, en su caso hasta el 30 de mayo, y suspendió clases, eventos con más de 50 personas y redujo diversas actividades. Ecuador fue más allá, además de cerrar sus fronteras decretó el estado de excepción y un toque de queda desde las nueve de la noche. El gobierno ecuatoriano ordenó suspender los servicios públicos y actividades que no sean considerados esenciales. El lunes, Paraguay cerró sus fronteras con Argentina y Brasil, y restringió la circulación interna de personas. Ayer, Bolivia se sumó a los países que están bloqueando sus fronteras y anunció que se impedirá el ingreso de extranjeros. Dio dos días para implementar esta medida. Países centroamericanos, como Cista Rica y Guatemala, también están cerrando sus fronteras. En Brasil no se han cerrado las fronteras, pero sí lugares turísticos emblemáticos, como el Cristo Redentor y el Pan de Azúcar.

El lunes, nueve gobiernos sudamericanos -Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay- coordinaron acciones conjuntas para responder al avance del coronavirus. Ese día, por la mañana, los presidentes de ocho de estos países y un representante del gobierno brasileño tuvieron una videoconferencia. Acordaron intercambiar experiencias, cooperar entre los Ministerios de Salud, trabajar coordinadamente en la aplicación de las medidas de cierre de fronteras y realizar compras conjuntas de equipamiento e insumos médicos para combatir el coronavirus. “Estas compras conjuntas permitirá bajar costos y reducir tiempos de entrega”, señaló el presidente peruano Martín Vizcarra. También abordaron los impactos económicos de esta crisis sanitaria. En este punto, señaló Vizcarra, se buscará en conjunto apoyo de organismos internacionales como el BID y la CAF.

La cuarentena total en Perú fue comunicada el domingo a las ocho de la noche y entró en vigencia cuatro horas después. La decisión fue anunciada por el presidente Vizcarra en un mensaje televisado en el que apareció acompañado por todos sus ministros. El gobierno adoptó esta medida, sin precedentes en la historia del país, luego de un intenso día de reuniones y discusiones en la interna del régimen. De acuerdo a las cifras oficiales, en el Perú hay 117 casos de coronavirus. El país ha ingresado a la fase tres de la enfermedad, es decir a la etapa de contagio comunitario. La gran mayoría de afectados se encuentran en Lima. No se han reportado fallecidos, pero hay tres pacientes en estado crítico. El presidente Vizcarra señaló que en estos días los casos de coronavirus seguirán aumentando, pero aseguró que cuando termine la cuarentena, si se cumple como debe ser, la curva de contagio debe descender. “Esta medida va generar dificultades, lo sabemos, pero no tomarla generaría muchas más dificultades”, indicó el presidente.

Durante la cuarentena solamente podrán funcionar los centros de salud, farmacias, mercados y tiendas de venta de comida y productos esenciales, bancos y estaciones de combustible. Únicamente se puede salir para ir a uno de estos establecimientos. También funcionan los medios de comunicación y se le permite trabajar a los vendedores de diarios y revistas. El transporte público opera en forma reducida para trasladar a quienes trabajen en estos sectores. Las otras actividades laborales han quedado suspendidas, al igual que las clases escolares y universitaria, medida esta última que ya se había tomado días antes.

Organismos públicos y el sector privado están implementando el teletrabajo. El gobierno ha dispuesto que los días no trabajados por la cuarentena se considerarán como una licencia pagada y no puede haber descuentos ni despidos por esta circunstancia, y advirtió que las empresas que incumplan serán “severamente sancionadas”. Se dará un bono extraordinario de 380 soles (unos 110 dólares) a cada familia de bajos recursos que “viven con los ingresos que generan día a día”, como los ambulantes. Son alrededor de nueve millones de personas en esta situación.

El primer día de cuarentena fue un caos. Hubo mucha desinformación y confusión. A quienes estaban fuera de su ciudad de residencia cuando se anunció la medida se les dio 24 horas para retornar a sus casas, plazo que venció a la medianoche del lunes. Eso generó desesperación y aglomeraciones en aeropuertos y terminales terrestres. Cientos se quedaron sin poder viajar. En los supermercados también hubo concurrencia masiva de gente. Los precios de pasajes y algunos alimentos se multiplicaron. Paradójicamente, en ese primer día, la cuarentena, que busca romper la cadena de contagio, creó espacios para la transmisión de la enfermedad.

Ayer las cosas comenzaron a cambiar. Las caóticas calles de Lima lucían casi vacías, pero, como admitió el gobierno, no todos respetaban la cuarentena. En algunos supermercados había largas filas. Militares y policías, armados con fusiles y protegidos con mascarillas para cubrirse la boca, patrullaban las calles y paraban a quienes circulaban pidiéndoles una justificación de su salida. “Cuando preguntamos por qué están fuera de sus casas nos dicen que van a comprar alimentos o que van a ir al médico, no sabemos si eso es cierto o no, pero no podemos hacer nada”, le señaló a este diario un soldado que custodiaba una de las principales vías de la ciudad.

“No son quince días de vacaciones, son quince días de estado de emergencia en los cuales todos juntos tenemos que combatir el coronavirus. Si todos cumplimos (con la cuarentena) no será necesaria una prórroga de esta medida, pero si no cumplimos el esfuerzo habrá sido en vano”, señaló ayer el presidente Vizcarra, en uno de sus reiterados llamados a la responsabilidad de la ciudadanía para que acate esta cuarentena. El gobierno estudia endurecer las medidas para hacerla cumplir. 


Con información de Página 12

Opina que es gratis