1º.— Ir preso – Acción Traumática Doble, que paralogiza a la víctima en dos niveles simultáneos porque, mientras el Estupor y la Sorpresa lo acojudan de manera súbita, la toma de conciencia en cuanto al hecho de perder la libertad va impregnando su alma de una cojudez reptante y espesa, que se manifiesta en esa cara de Cojudo encandilado que tienen todos los presos a la mañana siguiente de haber sido capturados.

2º.— Recibir un Carajo – Acojudamiento de característica explosiva, particularmente si el carajo viene en forma enérgica y tiene implicancias de agresividad inminente. La duración del impacto acojudante varía de acuerdo con las circunstancias, pudiendo señalarse que no baja de veinticuatro horas en los casos benignos, pero puede convertirse en acojudamiento crónico si el carajo se repite periódicamente, como ocurre cuando al tipo lo agarran de cabrito.

3º.— Ver una mujer desnuda – Variante de la cojudez visual que, a partir de la retina, produce una desintegración cerebral cuyas manifestaciones principales son la ataxia locomotriz, la dilatación de la pupila y un acojudamiento pensante reflejado de manera concreta en la boca abierta y en la expresión de Cojudo parapléjico que pone el espectador Si se trata de la primera mujer desnuda que ve el sujeto, se hace indispensable consultar con un siquiatra o con una striptisera competente.

4º.— Conocer al Arzobispo – Apoteosis Jubilar que determina la aparición de ciertas complejidades acojudantes conocidas como Entelequia Mística, donde el nuevo Cojudo tiene la impresión de haber hablado con Jesucristo en persona. Se ha establecido que las almas débiles entran en un nirvana metafísico al conjuro de palpar la mano cardenalicia y que muchos renuncian al mundo para ingresar de sacristanes en iglesias pobres, lo cual es una prueba irrefutable de benemérita cojudez.

5º.— Tener una enfermedad venérea – Tipo de acojudamiento aletargante y subjetivo, situado casi en las fronteras de la torpeza manual y síquica, por putrefacción evolutiva del cerebro, que puede llegar a un clímax cuando la consulta médica determina que el tipo tiene la sangre como un desagüe y que pertenece a la clasificación de Cojudo infecto-contagioso. El acojudamiento venéreo es mayor si la víctima sólo ha tenido relaciones con su prima hermana, que es una señorita decente.

6º.— Heredar de la noche a la mañana – Efecto fulminante con posibles alteraciones meningíticas al romperse la estructura económica del nuevo heredero, que pasa también a ser un nuevo Cojudo, sí no lo era antes, o un Cojudo sobrecargado, si ya tenía el bacilo. La herencia esperada, del pariente que debe morirse tarde o temprano, tiende a desacojudar. Pero la súbita, la que no entraba en nuestros cálculos, puede conducirnos a la locura, que es la Cojudez Impermeable al Mondo.

7º.— Padecer Hemorroides – Forma de acojudamiento acumulativo por angustia y fatiga, cuando se plantea el estado de guerra entre las hemorroides que luchan por salirse y el propietario del recto que las quiere ahogar en agua caliente. Al final, las hemorroides siempre triunfan y al tipo lo tienen Cojudo hasta la muerte, que lo sorprende durmiendo bocabajo, sobre catorce almohadas de plumas, lubricado con ungüentos, sedantes y adornado con un clavel en el teatro de los acometimientos.

8º.— Ver Fantasmas – Prototipo del acojudamiento erizante, escarapelante y estatuario, porque al Cojudo Intempestivo se le paran los pelos, se le marcan los poros y se queda más rígido que el cemento ante la simple idea de haberse tropezado con un alma en pena. Básicamente quienes creen en fantasmas son Cojudos por Desarrollar, de manera que cualquier experiencia metafísica o de ultratumba los encuentra en óptimas condiciones para encojudecerlos de una sola vez y para siempre.

9º.— Tomar purgante – Esquema de acojudamiento transitorio y superficial, que se manifiesta por la acumulación de lagunas mentales producidas en el sujeto cuando está sentado en el water sin pensar en nada. Si utiliza el excusado más de ocho veces en el día es posible que la cojudez persista en su expresión física y mental durante veinte o treinta horas. Si, por otra parte, la emergencia lo sorprende entre las sábanas y se caga de pies a cabeza, hay que consultar a un buen Cojudólogo.

10º.— Escuchar un Sermón de Tres Horas – Abono Delirante de Acojudamiento Masivo que garantiza un año completo de cojudez remanente, con embotellamiento mental y obturación de los órganos pensantes. La ciencia nada tiene contra la religión, pero, las estadísticas demuestran que tres horas escuchando al mismo cura decir lo mismo todos los años, conducen a un grado de sopor alucinógeno parecido al del L.S.D., lo cual explicaría por qué tanto hippie oye los sermones para volar gratis.

11º.— Dejarse Robar – Agravamiento de la Cojudez Estacionaria por ejercicio activo de lo Cojudo Intrínseca, que se dinamita al comprender, tras lentos esfuerzos, cómo se ha sido víctima de otro robo. Como la cara de Cojudo es un cartel que invita al robo, una nueva raya poco o nada le hace al tigre, pero, si bien la Cojudez no empeora ni mejora con la nueva situación, el desaliento y la resignación Cristiana pueden sumergir al robado en un mar de peligrosas disquisiciones sobre el suicidio.

12º.— Quedarse viudo – Experiencia trivalente de Acojudamiemo por Precipitación de Adrenalina, ya que la viudez se abre en tres posibilidades: O el viudo no quería serlo, en cuyo caso la ausencia de su mujer lo convertirá en Cojudo Melancólico; o sí quería serlo, circunstancia en que su nuevo estado lo pondrá Cojudo de alegría; o no tenía posición tomada respecto a la viudez, por lo cual se quedará simplemente Cojudo de Sorpresa. Pero, en todo caso, todos los Cojudos se casan de nuevo.

13º.— Perder el puesto – Desorganización de la Siquis por Colapso Económico, que conduce a la Cojudez Catárquica y a sentarse en una banca del parque más próximo, para saborear esta forma de anestésico en que se convierte el acojudamiento brusco. En tales circunstancias, la muerte por Impacto Emocional no entraña peligro, porque, siempre, un Cojudo menos es algo positivo para la sociedad. Lo peligroso es que vuelva a conseguir puesto y tengamos que lidiar en la vida con un Cojudo más.

14º.— Tener Trillizos – Paralización Mental por Acojudamiento Enloquecedor, que va hundiendo al feliz progenitor en sombríos pensamientos, tales como hacerse capar, ligar las trompas de la señora, huir al extranjero y dejarle los trillizos al ginecólogo, o entregarse a la caridad publica para mantenerlos. Pese a encontrarse en un grado cercano al segundo hervor de la Cojudez Estupidificante, al padre siempre le quedará una luz mental para saber que hay tres Cojudos más en la familia.

La experiencia alucinante de acostarse con loretana…

15º.— Debutar en la Cama – Salto Definitorio de la Pre-Cojudez Especulativa al Acojudamiento Sensorial por Experiencia Directa, ya que toda iniciación en el sexo estimula el proceso acojudativo del ser humano, que tiene tres fórmulas: Si la realidad superó a la imaginación, el acojudamiento será mayúsculo; si los resultados no llegaron a cubrir las expectativas, tendremos un acojudamiento por decepción; si la cosa resultó indiferente, estamos frente a un gran Cojudo de nacimiento.

16º.— Darle la mano a un Cojudo – Adquisición del acojudamiento por contagio ya que, según se ha probado y debido a que todo tipo de cojudez tiene una raíz nerviosa, el Cojudo es transpiroso y las manos le sudan de tal modo que estrechárselas es recibir una transfusión de células acojudantes por la vía sudorípara. Y esto puede conducir al hospital con una Trombosis Cojudaria al Intelecto, sin contar con que, a partir de ese instante, la mano afectada sólo podrá escribir cojudeces.

17º.— Tener Razón – Crisis de acojudamiento motivada por la certidumbre final de que la Razón sólo es válida cuando viene con influencia política o conviene a los intereses del grupo dominante. Casi todos los dementes han perdido la razón por saber que la tenían. Y siendo la Cojudez el capítulo anterior a la Locura, nada hay tan peligroso como llegar a las catastróficas conclusiones de que los demás están equivocados, porque esto lleva al manicomio o a un Acojudamiento Irreversible.

18º.— Sufrir de la Próstata – Desolación Moral por Acojudamiento Inapelable frente al impacto de saberse con la menopausia masculina y comprender que ha llegado la hora de los últimos disparos. El acojudamiento tiene, sin embargo, diversos mecanismos de defensa: Lee revistas pornográficas, busca películas eróticas, frecuenta clubes nocturnos de mala muerte y sufre de insomnio, recordando, con esa melancólica tristeza que es la expresión Intelecto-Emocional de la Cojudez.

19º.— Comer Faisán – Acontecimiento Gastronómico que deja Cojudo a cualquiera, visto que dicho pájaro sólo figura, tradicionalmente, en el menú de los potentados, sin que la humanidad tenga más compensación que verlo, dibujado y descrito, en los libros de zoología. El acojudamiento por faisán afecta principalmente al aparato digestivo, ocasionando variadas disfunciones que van desde el estreñimiento empecinado, hasta la diarrea enloquecida, matando al tipo de Ulceras Cojudolentas.

20º.— Encontrar a la Mujer con Otro – Terremoto Generalizado por Acojudamiento Colapsal de consecuencias variables, que van desde ponerse a llorar al pie de la cama donde la pareja sigue reproduciéndose, indiferente al mundo, hasta meterle cuatro tiros al intruso de las sábanas. Pese a que los cornudos nacen y los Cojudos se hacen, todo lleva a suponer que el acojudamiento por Acción in Fraganti es más aparatoso que profundo, ya que los cornudos arrastran su cojudez con resignación.

21.— Tocar a un Muerto – Sobrecogedora Experiencia, que en los caracteres débiles precipita un Acojudamiento Soporífero con manifestaciones incontrolables de bizquera, pérdida del habla, temblores parkinsonianos y necesidad vital de salir corriendo, particularmente si el muerto ya está frío y, de modo especial, si lo hemos cargado en los brazos, creyendo que se trataba de un herido. Los Cojudos originados por esta emoción no se recuperan jamás de su miedo aterrador a la oscuridad.

22º.— Orinarse de Noche – Complejo de Culpa por Agudización del Acojudamiento Crónico, ya que quienes se orinan en la cama —sobretodo, pasados los cuarenta años—, no sólo tienen virus de cojudez renal, sino mentalidad deshidratante con derivaciones del tipo reumático, ciático y polineurítico, aparte el hecho de tener las sábanas podridas y el dormitorio con olor a gato. La peligrosidad de estos Cojudos reside en que, de tanto orinarse, terminan acojudando a toda la familia.

23º.— Aprender Alemán – Infantilismo Espiritual activado por culminación en las mentalidades de Otto y Fritz, que representan el grado máximo en el acojudamiento teutón. Sin embargo, el verdadero encojudecimiento del sujeto se produce con las primeras lecciones de dicho idioma y no con el deseo de aprenderlo (que ya presupone una fuerte dosis de cojudez). Porque basta enfrentarse al verbo Strukenchauer para saber lo que es un auténtico acojudamiento de origen europeo.

24º.— Caminar con Callos – Sistematización del Acojudamiento Individual por masoquismo, en versiones de Tortura China, con dolores reflejos en el cerebro, que cada día van poniendo más y más Cojudo al dueño de los pies. A partir de los callos en erupción, al tipo no le hace falta sino revestírselos con una filosofía para convertirse en mártir, porque un simple recorrido de cien o doscientos metros sólo es comparable con la muerte de San Eudoro, a quien le aplicaron supositorios de plomo derretido.

25º.— Arruinarse de Improviso – Estupefacción Desconcertante por Acojudamiento en Profundidad, que presupone quedarse en medio de la calle, con grave riesgo de ser aplastado por un camión. La inmensidad del concepto «nuevo pobre» es tan desconcertante, que el protagonista corre peligro de quedarse Cojudo para siempre, o emplear varios años en salir de su marasmo encojudecedor, ya que —paradójicamente— lo que más acojuda en la vida no son los problemas síquicos sino los del bolsillo.

26º.— Ser Hijo de Cura – Calamidad Vergonzante de Acojudamiento Condicional porque, superado el momento culminante en que el vástago descubre que el uniforme de su papá es la sotana, todo consiste en impedir que ciertas formas de la cojudez lo conduzcan a la idea de profesar para sacristán, o de engendrar hijos que, más tarde, sean curas, como una forma de venganza contra su progenitor. En todo caso, ser hijo de cura es como para dejar encojudecido al propio rey de los Pendejos criollos.

27º.— Ganar la lotería – Acojudamiento Abrumador por solución instantánea de todos los problemas vitales. Este fenómeno tiene varias etapas, que empiezan por la compra del billete, lo cual ya es una cojudez previa. Siguen con el cotejo del extracto, lo que produce un estado ce Cojudez Cataléptica y entran, luego, en mil especulaciones para dar un justo empleo a su fortuna, cosa que hará, siempre, de la manera más cojuda. Porque la lotería puede venir gratis, pero disfrutarla es una cojudez.

28º.— Tartamudear – No existe un solo tartamudo sobre la Tierra que escape a la tabulación del Acojudamiento, de igual modo que todavía no está claramente dilucidado el enigma científico tocante a si la cojudez produce tartamudeo, o si la virtud de tartamudear acaba por encojudecer al tartamudo. Ahora bien, pese a que el tartamudo puede pasar de incógnito si no habla ni abre la boca, en su rostro hay tantas huellas fonomímicas que hasta el propio silencio del tartamudo es una cojudez.

29º.— Ganar un Juicio – Circunstancia rarísima en que el Acojudamiento se produce por Incredulidad Traumática, sobretodo si el nuevo Cojudo tiene razón o no time influencia, que en general es la misma cosa. Recuperarse de este impacto es labor difícil, particularmente si el abogado se lleva la parte del león y acojuda a su cliente, de regreso, en la misma forma en que el fallo lo encojudeció de ida. Por lo tanto en estos casos no solo se gana el juicio sino una gran fama de Cojudo.

30º.— Extraviar el Sueldo – Adquisición de Mentalidad Detectivesca por Acojudamiento Desconcertante, en el caso de quienes se gradúan de Cojudos con todos los honores al llegar a casa, y descubrir que han perdido la quincena en el camino. La primera actividad del flamante Cojudo lo llevará a recorrer todos los sitios donde estuvo, a partir de la oficina. Como es lógico (porque los Cojudos hacen las cosas perfectas), no encontrará nada, y al mes, volverá a perder el sueldo nuevamente.

31º.— Recibir un Premio – Ruptura de Esquema con Acojudamiento Consecuente, dado que el mundo está dividido entre Cojudos que merecen un premio y no lo reciben nunca, y Pendejos que no merecen nada y lo reciben siempre. Por ello, si a la condición natural de Cojudo que tiene el premiado legítimo, se añade la dosis de acojudamiento que acompaña siempre al factor Sorpresa, tendremos una sobrecarga peligrosa capaz de sublimar al Cojudo y convertirlo en un Concentrado de Cojudez.

32º.— Padecer Diarrea Crónica – Acojudamiento producido por Sistematización del Pánico Estomacal, cuando el sujeto no puede vivir tranquilo sin tener un excusado a medio metro. El temor a la diarrea va aniquilando, poco a poco, su resistencia moral hasta que se abandona por completo a una expresión inconfundible de Cojudo Sufrido, con la cual seguirá hasta el momento de su muerte. Pero aún en este caso, el cadáver frunce la boca para evitar que le venga la currutela en el cajón.

33º.— Leer a Marx – Caos Traumatiforme por Acojudamiento Intelectualoide que se produce en el sujeto con veleidades izquierdistas, cuando pretende ingerir «El Capital» y se le tuercen los ojos al tropezar con el primer trabalenguas dialéctico, materializando una nueva cara de Cojudo que, en algunos casos, responde al tratamiento por hipnosis pero que, en general, deja al tipo con el cerebro en escombros. Muchos confunden marxistas con marcianos, pero estos últimos son Cojudos que no leen.

34º.— Mirar por un Telescopio – Desconcierto Cerebral Acojudante, frente a la visión del cosmos en toda su grandeza. En líneas generales, la ciencia recomienda seleccionar a quienes miren por el ojo del telescopio, dada la extraordinaria facilidad con que el universo puede fabricar Cojudos, por un lado, y en prevención de un agravamiento incontrolable por el otro, si se trata de observadores que, teniendo un alto coeficiente de cojudez, no están en condiciones de recibir otra descarga.

El Cojudo se baña en tina porque secretamente piensa que el agua tibia tiene algo libidinoso…

35º.— Visitar Machupichu – Espectáculo peligrosísimo por comprometer los más altos niveles del Acojudamiento por Deslumbramiento Monumental y entrañar todos los peligros de la Cojudez en Cadena. Destacados Cojudos nacionales deben su actual marasmo senil a visitas que hicieron en la juventud, pero que hasta hoy perduran en sus efectos imbecilificantes. Sin embargo, ninguno parece arrepentirse porque volverse Cojudo es una de las pocas maneras de ser feliz que uno tiene en el Perú.

36º.— Bañarse en Agua Helada – Experiencia Ambivalente de Acojudamiento Instantáneo en unos casos (cuando el tipo sólo sé moja si llueve), y de Cura Radical en otros (cuando el sujeto viene sufriendo algún tipo de cojudez pertinaz). Porque, así como el agua helada deja Cojudo al más pintado, tiene también la virtud de quitarle la cojudez al más idiota, aunque —desde luego— hay el peligro de una agudización que mate al vivo de pulmonía y convierta al idiota en Rey de los Cojudos.

37º.— Vivir con Mujer Ardiente – Elongamiento del Bulbo Raquídeo por Drenaje Alucinante de la Medula Espinal y Acojudamiento Generalizado por déficit de Calcio en el organismo, debido a la falta de carácter para exigirle a la mujer que se vista, se duerma o se baje de la cama. Hay pruebas de que una sola luna de miel puede convertir a cualquier persona normal en un perfecto Cojudo, de mirada perdida, de equilibrio incierto, de anemia perniciosa, de cara pálida y de sonrisa inexplicable.

38º.— Tener Piorrea – Alergia al Estornudo y Complejo de Boca Cerrada por Acojudamiento Dental que produce la piorrea en el prospecto de Cojudo odontólogico, cuando al tipo se le cae un diente cada vez que habla, y se le vuela un colmillo cada vez que tose. Es imposible que un sujeto se mantenga al margen de la cojudez acomplejante, mientras lleve la boca convertida en un cementerio de dientes, sobretodo cuando ni siquiera puede usar dentífrico, porque el cepillo le dejaría las encías peladas.

39º.— Reproducir una Partida de Fischer – Hecho considerado en la más moderna escala de valores, como la actividad de mayor contenido acojudante a nivel intelectual, aunque se recomienda no abusar, porque la cojudez puede hacerse incurable y, en lugar de ajedrez, el tipo terminará jugando al yo-yo en un asilo. Las partidas de Fischer están absolutamente contra-indicadas para Cojudos Parciales convalecientes, en quienes una recaída de esta especie podría significar la muerte.

40º.— Ver una Culebra – La ciencia no tiene todavía una explicación satisfactoria para el fenómeno psico-eléctrico que paraliza y deja Cojudo a quien se cruza con una culebra de buenas a primeras. Lo cierto es que del acojudamiento no se salva nadie, y que la acción cojudizadora puede afectar al sujeto entre períodos que van de las veinticuatro horas, hasta los dos o tres años. Hay, sin embargo, casos de tipos que vieron una culebra en su juventud y hasta hoy siguen tan Cojudos como el primer día.

41º.— Ser citado por la Policía Fiscal – Desquiciamiento de la Personalidad por Acojudamiento Impositivo, a consecuencia de los reflejos condicionados que movilizan la imaginación del contribuyente con visiones de Lurigancho, fotos en los diarios, metralletas en el ojo y traje a rayas. El Ministerio de Economía puede considerarse como la más activa fábrica de Cojudos, nacionales y extranjeros, debido a la catalepsia, la anorexia y la cianoroxia que produce el figurar en sus listas.

42º.— Tener Pies Planos – Por Fatiga Cervical y Desplazamientos de Añade, la tenencia de pies planos determina un acojudamiento paulatino, de tipo acumulativo, que doblega hasta la más insobornable fuerza de carácter, convirtiendo al sujeto en un ser con mentalidad de tic-tac, que camina al vaivén de sus plantillas y que evoluciona por el mundo con una expresión de resignación cristiana, sólo comparable al de esos Cojudos que se dejaban matar por los leones en el Coliseo de Roma.

43º.— Entrar a un Urinario Público – Ya no se discute que la pituitaria es el precipitante del Acojudamiento por Odoro-shock, cuya más contundente expresión material son los urinarios del servicio público, que es donde mueren las moscas y las palabras por acción del Acetonato de Berrinche. Estos lugares, donde nadie pierde el conocimiento porque lo recupera junto con la primera respirada, son capaces de volver Cojudo a un santo y constituyen el mejor criadero de Cojudos.

44º.— Estar casado con Vieja – Forma de Tortura Demográfica por Acojudamiento Progresivo que evoluciona desde el primer día del matrimonio hasta las Bodas de Plata, que es cuando la mujer del marido parece que fuera la mamá del esposo, y cuando, entre las arrugas, la menopausia y los celos se constituye un frente unido para volver Cojudo al pobre hombre, sin dejarle un minuto de paz. Si en este renglón el Cojudo sigue con la vieja, sería aconsejable que se examinara el Complejo de Edipo.

45ºHacer dormir al Nene – Acojudamiento Paulatino por la vía del Martirio Filial que convierte al padre en un Insomne Cojudo, a base de caminar diez o doce kilómetros cada noche, en el dormitorio, paseando al muchacho de mierda entre los brazos. Felizmente la vida es sabia y la criatura se duerme siempre a una hora precisa. O sea, cuando el padre, casi de rodillas y con la mirada del Cojudo errante, debe levantarse, sin haberse acostado, para tratar de llegar temprano a la oficina.

46º.— Recibir una Descarga Eléctrica – Aunque se desconoce qué es la Electricidad, se sabe perfectamente que sus descargas pueden matar a un hombre y, lo que es muchísimo peor, pueden volverlo permanentemente Cojudo por Sacudón Supraestructural a Nivel de Células Nerviosas. Lo desconcertante de tales sacudones, está en las múltiples manifestaciones que presenta el Cojudo electrocutado, pudiendo ser éstas un tic en el ojo, una mueca en la boca o la tendencia de orinarse los pantalones.

47º.— Caerse al Agua – Desesperación Náutica por Acojudamiento Marítimo que se origina cuando el sujeto (sobretodo si no sabe nadar), se queda Cojudo de impresión, aterrado de sorpresa y transido de agua al precipitarse en el líquido elemento. La Cojudez por Inmersión echa raíces profundas en el alma del aspirante a náufrago y el trauma le dura tanto tiempo que hasta el mismo día de su muerte se cuidará mucho de no acercarse a cualquier cosa que contenga líquidos. Inclusive una bacinica.

48º.— Presenciar un Eclipse – Tortícolis por Deslumbramiento Sideral con Proyecciones de Encojudación Refleja como resultante de dos posibilidades: o ver el eclipse directamente, en cuyo caso el sujeto se volverá Cojudo y ciego, o verlo a través de un espejito negro, que no lo dejará sino Cojudo y tuerto Hay Cojudos que cierran el ojo de vidrio negro y ven el eclipse con el ojo libre, adquiriendo en esta forma la condición de Cojudos bifocales. O sea, ciegos, tuertos y Cojudos a la vez.

49º.— Vivir rodeado de moscas – Forma Dantesca del Acojudamiento Insectívoro en que deriva el domiciliarse junto a cualquier elemento que atraiga las simpatías de las moscas, espantar las cuales viene a ser un buen comienzo de cojudez mecanizada para dar con el Cojudo en un manicomio. Está probado que las moscas vuelven Cojudo a Cojudo a cualquiera. Sobretodo si las que aterrizan y evolucionan en el excusado son exactamente las mismas que planean sobre el pan y toman baño en la sopa.

50º.— Ser Cobrador a Domicilio – Las Cámaras Ultra-Violeta han determinado la presencia de átomos Cojudos en la energía que moviliza a los cobradores. De otro modo, la emplearían en alguna ocupación menos acojudante que caminar de puerta en puerta. Por lo tanto hay en ellos una Cojudez Esencial Apriorística cuando se inician, y un Encojudamiento Acumulativo cuando ejercen la cobranza. Y esto los convierte en Cojudos Integrales: Desde los pies, al caminar, hasta la cabeza, al licuárseles.

51º.— Ser un Anónimo – Convicción aplastante, capaz de volver Cojudo a un santo, cuando el tipo comprende que al mundo le importa un carajo su existencia y que ni las pulgas lo pican porque lo ignoran, produciendo en el sujeto una Cojudez Compresiva que le hace desear la muerte para ver si, por lo menos, el sepulturero se entera de que este pobre Cojudo vivía sobre el planeta. La Cojudez por Anonimato es incurable y dura desde que el fulano no es nadie hasta que se muere y no es nada.

52º.— Deberle al Gobierno – Encojudecimiento Alucinante con delirio de persecución y tendencia a la diarrea o el estreñimiento, según la personalidad del moroso, frente a la persistencia de mosca con que el Gobierno plantea la alternativa de pagarle en efectivo o en trabajos forzados, con traje a rayas y una pelota de fierro en el tobillo. En algunos casos, la Cojudez por Deuda Fiscal se cura al cancelarla, pero se hace irreversible si el deudor no tiene un puto cobre para salir del atolladero.

53º.— Vivir con los Cuñados – Por lo general, quien se casa y vive con los cuñados es un gran Pendejo si los cuñados pasan a mantenerlo, y un gran Cojudo si es él quien debe mantener a los cuñados. Pero esto no cambia la figura porque, una vez agotado el interés de acostarse con la hermana, los cuñados se convierten en una Obsesión Delirante con Implicancias Suicidas y Elucubraciones Asesinas, que acojuda al más Pendejo y puede causar la Muerte por saturación si el marido es ya un Cojudo.

54º.— Recibir un Puntapié en el Trasero – Humillación tajante que se manifiesta por lo general en dos etapas: la primera, cuando el agraviado se queda automáticamente Cojudo de impresión al recibir la patada y, la segunda, cuando comprende que si reacciona le seguirán pegando hasta dejarle el trasero en escombros. Este convencimiento sustituye a la Cojudez Automática por un tipo de Cojudez Mental Subterránea, que puede durar toda la vida y se caracteriza por la tristeza espiritual del Cojudo.

Enfermedades cojudas: El sonambulismo…

55º.— Tener Eczema en todo el cuerpo – Si una simple pulga ambulatoria es capaz de enloquecer hasta a los Pendejos Natos, que son refractarios a la Cojudez, no resulta difícil imaginar el Acojudamiento Mecánico por Rascadera, con implicancias de tipo canino, que se desencadena en el sujeto cuando el eczema llega a su apogeo, y el aspirante a Cojudo no tiene sino diez uñas para rascarse el organismo de pies a cabeza. Casi todos mueren locos, lo cual añade un nuevo atractivo a su cojudez.

56º.— Sufrir insomnio – Desadecuación a la Oscuridad por Complejos de Fototropismo Positivo, que terminan por acojudar al más pintado, imprimiéndole una expresión de Cojudez Ambulatoria que se agudiza cuando el sueño recién le viene en el trabajo, donde sabe que si se duerme lo botan. Todos los Cojudos por insomnio tienen grandes ojeras y a la hora de la muerte es conveniente cortarles las venas, porque se han dado casos de Cojudos insomnes que después de morir han seguido despiertos.

57º.— Tener Vicios Solitarios – Acojudamiento Progresivo, en razón directa con el número de veces que el tipo se pone a volar cometa. Ahora bien, aunque la práctica de estas cojudeces termina por graduar al sujeto de Idiota Crónico, se necesita haber nacido con grandes aptitudes para la Cojudez FisioPatológica en el caso de los que se dedican a esto, habiendo tantas mujeres en el mundo. A este renglón también pertenecen los que tienen sueños eróticos tales como ser diputado o senador.

58º.— Usar Faja Ortopédica – Acojudamiento Masivo de origen Coxo-Cervical, con manifestaciones de locura transitoria, particularmente en verano, cuando la faja se pega al calzoncillo y convierte el trasero en un chicle, por abajo, en una laguna de sudor, por el centro, y en una tortura china por arriba. El encojudecimiento por uso de faja ortopédica cesa automáticamente al quitársela, pero el efecto acojudador de dicho artefacto se acentúa ante la simple idea de volvérsela a poner después.

59º.— Trabajar de Noche – Complejo de Lechuza e Hipersensibilización de la retina por falta de luz solar. Casi todos los Cojudos de este renglón duermen de día y, por lo tanto, terminan creyendo que el Sol ya no existe, lo cual es una reverenda cojudez, para comenzar. El sueño les viene las seis de la mañana, toman desayuno a las seis de la tarde, almuerzan a la medianoche y cenan a las cuatro de la madrugada, cuando todo e mundo duerme y sólo un reverendo Cojudo puede estar todavía en vela.

60º.— Ser Bizco – Trátese de bizcos que miran para afuera o de bizcos que miran para adentro, existe unanimidad científica en cuanto a que los bizcos tienen cara de Cojudo por antonomasia, aparte el hecho de que ser bizco tiene que convertir forzosamente en Cojudo a cualquiera que viva mirándose la nariz, en un caso, y los rabillos del ojo, en el otro. Al mismo tiempo, está probado que la cojudez del bizco es contagiosa, razón por la cual sólo se debe hablar con ellos por teléfono.

61º.— Tocar el Triángulo – Anquilosamiento de la Personalidad por Limitación Volitiva y Reducción al mínimo de la Capacidad Musical por tocar semejante cojudez cuando en la Sinfónica hay instrumentos como el piano y el contrabajo, que no humillan a nadie. Según parece, los que tocan triángulo tienen alma de sacristán, mentalidad de campanero y una cojudez geométrica que los lleva a ganarse la vida haciendo sonar dos fierritos hasta terminar en el manicomio con un complejo de canario loco.

62º.— Vivir al Día – Precipitación del Factor Acojudante en la sangre por acción de la Angustia Calendaría que sufren todos los Cojudos endeudados con las once mil vírgenes, cuando llega el día de pago y, ni les pagan, un carajo porque ya cobraron el sueldo del año dos mil, ni ellos pagan a nadie porque no tienen en qué caerse muertos. Con los Cojudos que viven al día se corre el peligro de querer ayudarlos y terminar haciendo cola junto a la sarta de Cojudos que también quieren cobrar su plata.

63º.— Tener un Hippie en la Familia – Sensación Inenarrable de estar jodido para toda la vida, con un Pendejo en casa que come por cinco, duerme por diez, hace ruido por veinte y no se baña por ninguno, aparte de fumar marihuana por todos los poros y oler a zorrino adulto. En tales circunstancias, volverse Cojudo es casi un alivio y, en cierto modo, una solución. Porque la Cojudez resulta mil veces preferible a sufrir treinta años de cárcel por estrangular a un sinvergüenza de estos.

64º.— Recibir Órdenes de un Cojudo – Considerando el hecho de que todo Cojudo proyectado verticalmente es un foco infecto-contagioso de su propia cojudez, y considerando también la humillación que presupone el estar por debajo de un Cojudo en la escala funcional, es fácil deducir que el subordinado —en tales casos— constituye un perfecto caldo de cultivo para que el Cojudo de arriba lo recompense generosamente, sembrando en su alma el germen de una cojudez que no lo abandonará jamás.

Prototipo de Cojudo hippie

65º.— Viajar en Submarino – Acojudamiento Fulmíneo por Experiencia Desconcertante, que se produce cuando en el cerebro del sujeto se juntan, al mismo tiempo, la visión del mar a profundidad, la estrechez del ambiente, el complejo de sardina y la posibilidad de no volver nunca más a la superficie, originándole un sopor mental cuya duración varía según la emotividad del nuevo Cojudo. También se puede cagar los pantalones, pero esto no ocurre por cojudez sino por descontrol en los esfínteres.

66º.— Volverse Sordo – Este acápite demuestra que también se llega a la Cojudez por Incomunicación cuando los tímpanos se niegan a decirnos qué carajo ocurre en el exterior del cráneo, sumiendo a la víctima en una fatiga sensorial que termina por dejarlo tan Cojudo como cualquier otro miembro de cofradía. No debe confundirse al «Sordo Cojudo», que es el final, con un «Cojudo Sordo», que es el comienzo. Pero, en cualquier caso, la cojudez acompaña al sordo mientras dure el sordo o la sordera.

67º.— Tener Abuelito Loco – Tara Cerebral Prismática, cuya acción afecta a la familia desde diversos ángulos mediante un tipo de cojudez ambivalente donde, por un lado, se hacen los Cojudos para que nadie sepa que al abuelo se le han cruzado los chicotes y, por el otro, acaban sufriendo todos de cojudez crónica, que es irreversible mientras dure el abuelo. Casi siempre ocurre que el abuelo entierra a la familia íntegra, en olor de cojudez, porque la locura afecta al cerebro, pero no mata.

68º.— Ser el último de ocho hermanos – En las familias numerosas, se descuenta que al último de los hermanos lo concibieron cuando el padre ya estaba acojudado por los caprichos de la próstata y, en consecuencia, cabe suponer que venga al mundo con un lunar de cojudez en el cerebro. Sin embargo, se ha demostrado que el factor precipitante del acojudamiento, en este caso, se produce al considerar la realidad de ser la última rueda en un coche donde hay tantos Cojudos antes que él.

69º.— Acostarse con francesa – Cataclismo Psico-Hormonal con deslumbramiento de la memoria y manifestaciones evidentes de erección arbitraria, después de pasar el sujeto por la experiencia del epígrafe. En los casos graves, ocurre que la cojudez amatoria se combina con un afrancesamiento agudo, de tal naturaleza que el tipo aprende francés, pone nombres franceses a sus hijos, celebra la Toma de la Bastilla, ahorra para viajar a Francia y, muchas veces, termina recibiendo la Legión de Honor.

70º.— Comer sin sal – Tortura china del tipo Sado-Gastronómico que hace bajar de peso, pero termina por elevar notablemente el grado de Cojudesterol en el sujeto, enloquecido ante la idea de jubilarse el paladar para siempre. Al Cojudo por comer sin sal se le reconoce fácilmente en su primera etapa, cuando se queja de su mala suerte pero come, y en su etapa final, cuando la cojudez se le ha sublimado de tal modo que no sólo come sin sal, sino que se convierte en un propagador de algo tan Cojudo.

71º.— Vivir entre Cojudos – Está probado que la cojudez viene a ser mucho más contagiosa que la tuberculosis y la lepra, con el agravante de no producir la muerte sino una especie de catarsis, mezcla de idiota y de «pasado por la cola del pavo». Por lo tanto, quien vive entre Cojudos, está condenado irremisiblemente a ser, muy pronto, uno más de ellos. Aunque este caso no se produce sino en muy contadas ocasiones, porque solamente un Cojudo ya hecho puede vivir entre sus correligionarios.

72º.— Ser padrastro de alguien – Casi siempre, todos los hijastros son unos Cojudos insoportables. Por lo menos, en la autorizada opinión de los padrastros que son, precisamente, quienes deben soportarlos. Este capricho del destino va minando poco a poco la resistencia moral del padrastro, hasta dejarlo completamente Cojudo y a merced del entenado que, por otro capricho de las circunstancias, es sólo un Cojudo transitorio, mientras que su padrastro acaba convertido en un Cojudo irreversible.

73º.— Convalecer de Anemia – Proceso de descomposición paulatino de la cojudez, en que la anemia es capaz de consumir al propio Tarzán después de comerle todos los glóbulos rojos. Aunque en la mayoría de los casos, la cojudez resulta de diversas motivaciones síquicas, la anemia pone en el enfermo tal presión de Cojudo crónico, por una parte, y le afecta de tal modo el organismo, por la otra, que, entre la expresión y el agobio moral, la víctima se acojuda de ida y vuelta, hasta que muere así.

74º.— Viajar a la India – Acojudamiento por evaluación de lo monumental, que afecta a los espíritus en razón directa con su sensibilidad y su cultivo, ya que los analfabetos pueden pasar por esta prueba sin el menor peligro. Respecto de la cultura, hay la obligación moral de quedarse Cojudo tras su visita a la India, aunque conviene dosificar las emociones para que la cojudez no se haga permanente, y uno termine convertido en un Cojudo baboso después de haber aprendido tanto para no serlo.

75º.— Morirse de hambre – Una de las maneras clásicas de quedarse Cojudo. Particularmente al tercer o cuarto día de no probar bocado, o sea cuando se comienza a ver visiones de comida que no existe y empiezan a presentarse los primeros síntomas de canibalismo, mientras el flamante Cojudo se come las uñas, que no alimentan pero engañan al estómago. Al Cojudo por hambre se le cura con un bisté dentro de los primeros cinco días, pasados los cuales habrá en el mundo un Cojudo menos y un caníbal más.

76º.— Ser empleado público – Camino por el cual han transitado hacia la cojudez catárquica miles y miles de cristianos afectados por la sistematización administrativa de la mentalidad pequeño-burguesa, cuando ingresan al erario pensando que no se trabaja y se quedan Cojudos al descubrir que sí. En estos niveles, el proceso de acojudamiento se acentúa, profundiza y acelera cuando el empleado público carece de un amigo privado con influencia para ascenderlo a un puesto donde sí no trabaje.

77º.— Hacer el amor parado – Peripecia traumatológica con secuelas epilepticoides en las piernas, que se presentan a las pocas horas de haberse producido el hecho y cuando el atleta de marras está completamente Cojudo por la experiencia, y jurando por todos los santos que no habrá de repetirla nunca más. En estos casos, la cojudez es transitoria, pero hay sujetos a quienes no les queda otro recurso que emplear este sistema, terminando tan Cojudos como Abel cuando puso la cabeza donde le dijo Caín.

78º.— Perderse en la Selva – Experiencia inolvidable que, lamentablemente tiene carácter irreversible, y para cuyo tipo de cojudez aterrante por marasmo generalizado no se conoce más alivio que la silla de ruedas, el manicomio o la muerte. Sabios alemanes ensayaron el sistema de poner nuevamente en la selva a varios Cojudos de estos, perdidos entre serpientes, tarántulas, pumas, antropófagos y otros animales, sin otra resultante que volverlos a traer tan Cojudos como antes pero, además, cagados.

79º.— Fumar en pipa – Cojudez anacrónica sólo explicable entre los sajones y entre Cojudos poseídos por una frustración de chupón infantil que los hace chupar humo de grandes porque no pudieron mamar leche de chicos. Fumar en pipa sin ser gringo es tan absurdo como trabajar sin ser Cojudo, con el agravante de que, si bien la pipa no acojuda en si y por sí, consolida en la practica el fenómeno de cojudez intrínseca del que odia el tabaco, teme a la nicotina y detesta la pipa pero necesita un chupón.

80º.— Escuchar música china – Experiencia aterradora que permite imaginar, al acojudarse desde los primeros compases, cómo serían las otras torturas chinas de la antigüedad, cuando al tipo no lo mataban de dolor sino de cojudez ululante con fibrilaciones múltiples derivadas de aplicarle la acupuntura con tenedores al rojo vivo. Este renglón tiene la particularidad de que también acojuda a los gatos, quienes, al oírla, no se explican dónde puede haber una gata que haga el amor en esa forma.

81º.-Tener sangre azul – Cojudez cianótica con Síndrome Heráldico que afecta principalmente al cerebro y, en forma accesoria, a la inconfundible expresión de Cojudo medieval que asume el descendiente de sus antepasados. Sobre este renglón se da la circunstancia de que el hidalgo sea un Cojudo por dar importancia a los árboles genealógicos, o se haya quedado realmente Cojudo al saber que., en efecto, desciende de Chindasvinto y tiene sangre azul. En este caso debe hacerse ver por un médico.

82º.— Vivir junto a un Colegio – Maldita experiencia que tiene Cojudo al autor de estas líneas y que desea cordialmente para el peor de sus enemigos, considerando que escuchar todo el día las voces de ochocientos Cojudos, constituye un martirio suficiente como para irse al cielo con zapatos y todo, por no salir a estrangularlos uno por uno. Todo hace suponer, sin embargo, que la cojudez demencial pedagógica desaparece en los meses del verano, cuando la plaga sale de vacaciones tres meses.

83º.— Ser sacristán – El sacristán, que es algo así como el escribano del cura, presenta, con respecto a la cojudez, tres etapas que lo llevan a la condición de Perfecto Cojudo: La primera, cuando da señales de su vocación, siendo niño, y no lo hacen ver por un siquiatra. La segunda, cuando debuta asistiendo al padre Cucufato en Misa, y no lo hacen ver por un sicólogo. La tercera, cuando declara que se le ha presentado el diablo en la sacristía y no lo hacen ver para que no vaya preso por Cojudo.

84º.— Guardar luto por la abuela – Cojudez insigne, con ribetes de Complejo de Edipo por salto atrás, sólo explicable si la vieja hizo heredero al presunto Cojudo y es necesario cuidarse de las malas lenguas, o sea, de los que no recibieron nada. En caso contrario, si la vieja se murió nomás, sin dejar un cristo, y el nieto guarda luto en su memoria, quiere decir que estamos ante un caso de Cojudez Irreversible que puede ser contagiosa, porque el tipo fijo que le hace una Misa al año.

Y, después del asalto, un Cojudo más…

85º.— Soñar con la Fama – Tipo lastimoso de Cojudez irremediable, que se presenta en cuanto Cojudo anda por el mundo con un manuscrito de novela, poema, dibujo o sinfonía en el sobaco, y la mirada puesta en el futuro, imaginando la inauguración de su propia estatua o de la plaza que llevará su nombre, sin saber que este privilegio es exclusividad de los Pendejos, que no sueñan despiertos sino que están despiertos hasta cuando duermen. Los que sueñan con la fama no saben que la fama es una pesadilla.

86º.— Bajar de peso sin motivo – Hecho cuyo descubrimiento no sólo deja Cojudo al propietario del organismo sino que lo pone pálido como un cirio, ante la perspectiva de tener un cáncer. En estos casos, el acojudamiento cerebral se presenta con tal ímpetu, que la novedad bien puede terminar en diarrea, particularmente si en respuesta a sus temores, el médico le aconseja arreglar sus papeles y tomarse 95 radiografías donde un primo suyo, que es radiólogo y con él divide las utilidades.

87º.— Ser bígamo – Sensación de fracaso y acojudamiento desconcertante al descubrir que mantener dos mujeres no es cosa de Pendejos, sino de Cojudos altamente calificados para ejercer dicho papel, soportando a dos fonógrafos, acostándose con ellas sin tener ganas, dejándose exprimir como pantalón de náufrago y reconociendo hijos que se parecen al cobrador de la luz. Sin embargo, el bígamo tiene el mérito de, llegada la ocasión, mirarse en el espejo y reconocer que es un perfecto Cojudo.

88º.— Trabajar de ascensorista – Acojudamiento cotidiano y condicionado a las horas de labor, que se produce en el ascensorista lentamente, a lo largo del día, mientras las subidas y bajadas le ablandan el cerebro hasta dejarlo completamente Cojudo, cuando sale del trabajo con rumbo a su casa. El acojudamiento por ascensorismo desaparece con un descanso reparador si el tipo vive en un primer piso o si en el ascensor del edificio donde habita lo maneja otro Cojudo que no sea él mismo, también.

89º.— Tener pobreza de espíritu – Vale decir, ser un Cojudo de nacimiento y no estar en condiciones de hacer nada para modificar esta situación, por falta de carácter. Los pobres de espíritu sufren, sin embargo, el tipo de pobreza menos aflictiva, porque son tan Cojudos que no se dan cuenta de su desgracia y hasta se dan el lujo de ser felices y de sonreír cuando la situación está más peluda que una abadesa. Es paradójico, pero al morir todos ellos se van al infierno, porque en el cielo no hay Cojudos.

90º.— Vivir con los suegros – Putrefacción mental enfrentada a la alternativa de asesinar a dichos seres o negociar la paz al precio de volverse completamente Cojudo a la vuelta de pocos meses, cuando en su condición de marido no le obedezca ni el perro de la casa, colocado antes que él en el escalafón de la familia. Si a esto se añade el factor económico, según el cual si no se vive con los suegros no se vive con nada, porque el marido gana una porquería, el suicidio también podría ser una solución.

91º.— Coleccionar mariposas – Aspecto sublime de la Cojudez Entomológica como condensación de la personalidad a nivel infantil que hace de estos Cojudos unos seres simpáticos, porque sus edades mentales no pasan nunca de los siete años. O sea, cuando algún precipitante desconocido los incorporó al limbo de la cojudez, dedicados a cultivar una sicoterapia de círculo vicioso, porque cuanto más Cojudos son, más coleccionarán mariposas. Y cuantas más mariposas coleccionen, más Cojudos se harán.

92º.— Dormir bocabajo – Cojudez inexplicable por tendencia a la respiración confidencial que caracteriza a los Cojudos transitorios, por acción de faltarles oxígeno en el sueño. La ventaja de estos Cojudos radica en que la cojudez se les presenta mientras duermen y no durante la vigilia, pero la desventaja consiste en que un ladrón podría robarles hasta el pijama, porque el sopor no les permitiría despertar. En este renglón hay que cuidarse, porque estos Cojudos, de día son unos Pendejos.

93º.— Habitar donde hay temblores – Se ha demostrado como falsa la teoría que atribuye al acostumbramiento la disminución del pánico frente a los temblores, cuando uno tiene su domicilio en zonas sísmicas, tales como la Sierra o cualquier otra parte. Ocurre que el sujeto acaba por acojudarse y acojudar con él a su sistema nervioso, dando por resultado una parálisis locomotriz que se confunde con serenidad y unos reflejos tardíos que parecen indiferencia. Pero el tipo es un Cojudo, nada más.

94º.— Tener el teléfono cruzado – Forma de cojudez esquizoide, también conocida como «Síndrome de Graham Bell», y actualizada cuando el Cojudo comunicarse por teléfono y se encuentra con catorce Cojudos más en su conversación. Si está demostrado que el simple llamado telefónico es acojudante, será fácil imaginar las consecuencias de vivir telefónicamente atado a una legión de seres desconocidos que, hablando al mismo tiempo por una sola línea, terminan por acojudarse entre sí.

95º.— Pensar en mujer ajena – Cojudez elemental, propia de quienes tienen problemas sexuales sin resolver, porque la mujer propia es frígida, porque usa bigote o porque el marido le da asco en la cama. Con frecuencia se da el caso de dos Cojudos con el pensamiento cruzado alrededor de sus propias mujeres, lo cual demuestra que la cojudez humana carece de límites y que la imaginación será siempre superior a la realidad. Ahora, si la mujer ajena también es propia, el tipo no es ningún Cojudo sino todo lo contrario.

96º.— Ser impotente – El acojudamiento por impotencia se presenta, primero, con toda la violencia de una catástrofe, cuya única salida es el suicidio, aunque el impotente queda tan aplastado por la noticia que no tiene espíritu ni para desempeñar el revólver. Luego, a medida que el acontecimiento va tomando cuerpo en la conciencia del agraciado, la cojudez equilibrante lo satura, de tal manera que se adecúa a su nuevo estado, y a los dos meses ya ni se ruboriza cuando oye la palabra «eunuco».

97º.— Tomar Chamico – Salvo que se trate de un enfermo mental, nadie se atrevería a tomar chamico por su propia voluntad, dado el prestigio que tiene dicho vegetal como fabricante de Cojudos. Verdad es que el Acojudamiento Chamiquesco parece estar más bien referido al matrimonio, que es una forma específica de la Cojudez, pero —como ocurre con cualquier droga— siempre hay el peligro de que una sobredosis convierta al presunto marido en un auténtico y perfecto ejemplar de Cojudo.

98º.— Tener mujer que ronca – Aspecto de la Cojudez Benemérita que, bien administrada, puede conducir a los altares si en vez de estrangular a la señora, el marido toma los hábitos de cualquier orden eclesiástica. Ello, sin embargo, no significa que se haya salvado de caer en un contagio de Cojudez Nocturna, porque está probado que bastan dos noches seguidas junto a una mujer que ronca, para quedar con los nervios al borde de la locura y hecho un Cojudo por los siglos de los siglos, amén.

99º.— Estudiar para hipnotizador – Circunstancia de la Cojudez Increíble, donde al presunto Cojudo se le presenta la alternativa de perder su tiempo en semejante cojudez, o de lograr algún éxito con el primer infeliz que se le ponga a tiro. Es decir, con el mismo, a la hora de mirarse en el espejo. O sea, donde todos los Cojudos con mentalidad de Mandrake terminan rígidos como estatuas, hasta que alguien llama a la policía y tienen que bañarlos en agua helada para sacarlos de su propio trance.

100º.— Padecer de Estreñimiento – Las estadísticas demuestran que no hay estreñido sin su correspondiente pincelada de Cojudez Ansiosa, que se manifiesta por la búsqueda de cagativos, de yerbas peristálticas, de carminativos alemanes o de brujerías suficientes para regularizarles el estómago y hacerlo emitir lo suyo, por la vía pacífica, en vez de concreto armado, por la vía del enema redentor. En cualquier caso, la Cojudez por Estreñimiento es justificada, porque esto debe ser como para dejar Cojudo a cualquiera.

Sólo un Cojudo puede aguantar a una mujer que ronca…

Opina que es gratis
No Hay Más Artículos