Escenas explícitas, representación de la violencia erótica y la diversidad sexual en pantalla han sido siempre el blanco de las autoridades censoras del cine en el mundo. Aquí diez ejemplos de películas que, por su contenido sexual y de violencia, fueron censuradas en su momento.


El secuestro de Miss Blandish (1948), de St. John Legh Clowes

¿Qué puede aparecer en una película de los cuarenta para ser censurada? Bueno, la respuesta la tiene este pulp thriller, pues fue condenada como “la mayor muestra de brutalidad, perversión, sexo y sadismo jamás vista”. La Junta Británica de Clasificación Fílmica (BBFC por sus siglas en inglés) incluso se disculpó con el público por haberle fallado en su protección.

Ulysses (1967), de Joseph Strick

Más de 30 años después de su estreno, esta adaptación de la novela de James Joyce fue proyectada de nuevo en Dublín, en 2001, sin la censura que le acarreó su época. Al parecer, la Irlanda de los sesenta no se sintió cómoda con las tribulaciones sexuales gráficas de Molly Bloom y las transformaciones transgénero imaginarias de Leopold Bloom, presentes tanto en esta versión cinematográfica, como en el libro de Joyce, altamente censurado también.

El asesinato de la hermana George (1968), de Robert Aldrich

Una escena lésbica fue retirada de la película por la BBFC por ser demasiado explícita. Dicha escena parece haber sido muy fuerte para los distribuidores oficiales. Sin embargo, la adaptación de la obra de Frank Marcus buscó distribución en otros lugares, en donde fue bien recibida, sin tener en cuenta los cortes de la BBFC.

Trash (1970), de Paul Morrissey

Polémica para su época, Trash recibió la advertencia de su posible censura por la BBFC cuando esta llegó a sus ojos. Los motivos, decía el informe, era que escenas en donde personas transgénero se masturbaban con botellas e intentaban el sexo oral representaban una pornografía que “incitaría a actitudes amorales”.

La naranja mecánica (1971), de Stanley Kubrick

Fue censurada en Malasia por su alto contenido sexual y violento. Otros países como Estados Unidos se redujeron a darle una clasificación bien restringida. En Reino Unido, el director, Stanley Kubrick, tuvo que pedir que fuera retirada tras haber recibido amenazas de muerte.

Perros de paja (1971), de Sam Peckinpah

Basada en el libro The Siege of Trencher’s Farm, de Gordon Williams, en los setenta esta película escandalizó a las audiencias por contener una de las escenas de violación más violentas de la historia. Hoy en día, ya la BBFC se encuentra cómoda con su versión completa e incluso existe un remake estadounidense del 2011.

 

El último tango en París (1972), de Bernardo Bertolucci

Escenas de sexo explícitas entre una joven parisina (Maria Schneider) y un negociante estadounidense (Marlon Brando) le merecieron la censura a esta película. Una relación abusiva por parte del negociante fue recreada hasta el punto que Schneider confesó años después que seguía sientiéndose afectada por escenas sexuales fetichistas que fueron planeadas sin aparecer en el guion. El uso de mantequilla para esas escenas la afectó y traumatizó y, según una entrevista reciente, ahora solo usa aceite de oliva para cocinar.

Venecia rojo shocking (1973), de Nicolas Roeg

Conocida con el nombre original de Don’t Look Now, este es otro film setentero que se llevó una censura. Lo curioso es que una película de terror como esta es altamente recordada por una escena de sexo, precisamente la que le mereció la prohibición. La protagonista, Julie Christie, confesó 42 años después que le gustó actuar lo más apasionadamente posible para que el sexo pareciera real.

Irréversible (2002), de Gaspar Noé

Las películas de Gaspar Noé, además de sus manejos del tiempo, de las cámaras y las locaciones, son recordadas por sus intensas escenas de sexo. En Irréversible, la actriz Monica Bellucci pone en escena una de las secuencias de violación más largas e impactantes de la historia. Esos veinte minutos llevaron a la película a ser censurada.

Brokeback Mountain (2005), de Ang Lee

Brokeback Mountain es una de las películas más populares del cine gay. Sin embargo, en países como China y Malasia las representaciones de dos vaqueros homosexuales teniendo sexo fue inaceptable, lo que le ganó su censura. La película también levantó gran polémica en una cantidad de países, tras su lanzamiento en 2005. Jake Gyllenhaal aún recuerda al difunto Heath Ledger como un gran amigo al que amó.

Una película serbia (2010), de Srdjan Spasojevic

Un actor porno legendario es drogado y obligado a actuar en pornografía snuff, es decir, videos con contenido violento, morboso y peligroso. Esta película generó polémica desde que se estrenó. Incluye escenas de violación y necrofilia. Fue censurada en una gran cantidad de países de Europa, Asia y América.

Saló o los 120 días de Sodoma (Salò o le 120 giornate di Sodoma, 1975)

Esta adaptación de Pier Paolo Pasolini al texto del Marqués de Sade toma lugar en la Italia de la Segunda Guerra Mundial, donde un grupo de fascistas libertinos reúne un grupo de niños, niñas y adolescentes para someterlos a 120 días de tortura física y sexual.

Gracias a su espeluznante ensayo sobre la tortura, la violación y el homicidio, la cinta fue censurada en Australia un año después de su estreno y fue permitida de nuevo hasta 1993, para ser censurada de nueva cuenta en 1998.

El imperio de los sentidos’ (‘Ai no korîda’) de 1976

Basada en una historia real, cuenta la relación de unos amantes -una ex-prostituta y un hombre casado- que llevan su pasión demasiado lejos. Provocó una gran polémica en la época por la inclusión de escenas reales de sexo, tanto que sus responsables ni siquiera lograron revelar la película en Japón, por lo que hubo que enviar las copias a Francia para hacerlo. Posteriormente, la copia que iba a exhibirse en el Festival de Berlín fue incautada y declarada como pornografía dura. Lo que pudo ser y no se atrevió a ser ‘Cincuenta sombras de Grey’ (‘Fifty Shades of Grey’).

Cine portable: El imperio de los sentidos, un clásico del erotismo japonés

‘Calígula’ de 1979

Bob Guccione, productor de la película -y creador de la revista Penthouse-, decidió incluir no pocas escenas con escenas de sexo real que van desde el coito hasta la lluvia dorada, incluyendo también algún apunte referente a la zoofolía. Todo valía y no se cortó un pelo en modificar el montaje original para el que ya había despedido a Tinto Brass y contratado a Giancarlo Lui para rodar escenas explícitas con varias chicas de Penthouse, revista fundada por Guccione.