En plena pandemia, Chile está gastando la plata en armas. ¿Para qué? La pregunta, diría un meloso, recorre el país. Lo cierto es que la armada del país acaba de comprar dos fragatas usadas a su par australiana, a fin de reemplazar los antiguos navíos FFG-11 Capitán Prat y la FFG-14 Almirante Latorre.

Se trata de la HMAS Melbourne y la HMAS Newcastle, dos barcos tipo Adelaida capaces de lanzar misiles guiados, las cuales entraron en servicio en la Armada Real Australiana (RAN) a inicios de los 90, siendo dadas de baja el año pasado.

La cadena australiana ABC reveló algunos detalles de la adquisición, revelando que Chile pagó 70 millones de dólares estadounidenses (110 millones de dólares australianos) por las fragatas. En específico, cada nave costó 45 millones de USD, con el resto del dinero invertido en implementación, información y entrenamiento.

La Armada chilena indicó que se trabajaba en la transferencia de las naves desde 2018.

Según ABC, el departamento de Defensa australiano se negó a confirmar la cifra, declarando en un comunicado que “dado que las naves ya pertenecen formalmente a una Armada extranjera, Defensa no realizará comentarios sobre el tema”. Sólo indicó que las fragatas permanecerán en Nueva Gales del Sur hasta el próximo mes, “mientras se completa el entrenamiento (de la tripulación) y se hacen los preparativos para su viaje a Chile”.

Detallaron que un sistema de cañón de disparo automático guiador por radar conocido como CIWS sería desmontado de las naves antes de la partida de las naves, al tiempo que se instalaría otro tipo de armas.

La cadena también consignó que “fuentes cercanas al acuerdo, aseguraron que el gobierno chileno prefirió no dar mucha exposición a la compra, considerando el reciente estallido social y los recortes de presupuesto a los servicios públicos (por el coronavirus) en la nación Sudamericana”.

Representantes de Defensa dijeron a ABC que el acuerdo era parte de un esfuerzo mayor para construir una buena relación con la Armada chilena.

“(Los chilenos) están muy bien equipados, bien entrenados y son muy capaces. Son muy buenos socios en el Pacífico. Todo su comercio hacia Asia debe pasar por nuestra zona, así que tenemos gran interés en ello”, aseguró una fuente a condición de reserva de identidad.

No fue el único tema que involucró a las dos instituciones. La semana pasada, el departamento de Defensa negó tajantemente un reporte de televisión donde se aseguraba que seis de los marinos chilenos en este programa habían dado positivo a Covod-19, obligando a cerrar la base naval HMAS Watson.


Con información de BioBio