En el discurso oficial, Venezuela fue víctima de otro ataque armado. La madrugada del  domingo 3 de mayo, un grupo subversivo intentó ingresar al territorio por la costa centro-norte del país a bordo de lanchas rápidas, que fueron interceptadas y repelidas por las fuerzas de seguridad. Sin embargo, muchos dudan de lo que realmente está pasando.

Concretamente, los uniformados de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y de la Unidad de Operaciones Tácticas Especiales (UOTE) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) frustraron el arribo de los mercenarios que, según denunciaron las autoridades, pretendían asesinar al presidente Nicolás Maduro, y a los altos dirigentes del Gobierno.

¿Qué y dónde ocurrió?

El ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, relató ayer que un “grupo de mercenarios”, procedentes de Colombia, intentó “realizar una invasión por vía marítima”. La acción fue denominada “Operación Gedeón”.

El intento de ingreso al país fue por las costas de Macuto, en el estado La Guaira, a través de lanchas rápidas. Este lugar está a aproximadamente a unos 30 minutos vía terrestre del Palacio de Miraflores, sede de la Presidencia de Venezuela.

Para hacer frente a la amenaza, las fuerzas de seguridad venezolanas llevaron a cabo la “Operación Negro Primero”. Los habitantes de Macuto informaron que en la madrugada oyeron fuertes detonaciones y sobrevuelo de helicópteros. En el operativo fueron abatidos ocho mercenarios y hubo algunos otros detenidos en el momento.

¿Cuál era el objetivo?

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, informó que el objetivo de la “Operación Gedeón” era asesinarlo.

Pero, como en el cuento del pastorcito mentiroso, este ha sido el mismo discurso cada vez que Maduro tiene el agua al cuello por problemas causados por él mismo.

“El objetivo central era matar al presidente de Venezuela”, afirmó el mandatario, durante la Cumbre Telemática de Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL). Esa afirmación la hizo luego de asegurar que su Gobierno poseía “pruebas, testimonios y videos” de los lugares de entrenamiento de los mercenarios en Colombia.

Reverol, por su parte, señaló que los mercenarios buscaban cometer “actos terroristas en el país, asesinato a líderes del gobierno revolucionario, incrementar la espiral de violencia, generar caos y confusión en la población, como parte de un nuevo intento de golpe de Estado”.

¿Quiénes están detrás?

Tras los hechos, el capitán venezolano Javier Nieto Quintero y el militar retirado estadounidense Jordan Goudreau difundieron un video en redes sociales en el que se atribuyeron la “Operación Gedeón”.

Goudreau es director ejecutivo de la empresa de seguridad Silvercorp USA, con sede en Florida, “una contratista especializada en problemas irregulares, que presta servicios de asesoría a corporaciones en evaluación de riesgos, en negociaciones de casos de secuestros y extorsiones”, según la definió el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab.

El fiscal informó, además, que “surgieron evidencias contundentes” que vinculan directamente al diputado opositor y autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, como el “autor intelectual”.

Saab explicó que “ya es público y notorio” un contrato, firmado por Guaidó, con la compañía que dirige Goudreau, para la organización de una operación militar contra Venezuela. El acuerdo fue revelado por la periodista venezolana, opositora al Gobierno de Maduro, Patricia Poleo, y estipulaba un pago total de “212 millones de dólares” que, según el fiscal, “han saqueado” de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), de Citgo (subsidiria de PDVSA en EE.UU.) y Monómeros (filial de la petroquímica estatal Pequiven).

El documento también lo firman el diputado Sergio Vergara y el consultor Juan José Rendón, comisionados del autoproclamado mandatario.

También fue señalado el mayor general en retiro Clíver Alcalá, vinculado a tres campos de entrenamiento de mercenarios en Riohacha, al norte de Colombia, destinados a atentar contra Venezuela.

Saab y el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, también, han recordado que detrás de esta intentona están los presidentes de EE.UU., Donald Trump, y de Colombia, Iván Duque.

“Es un plan orquestado desde EE.UU., utilizando agentes de la DEA (Administración para el Control de Drogas) y del narcotráfico, para una incursión militar en nuestra patria”, expresó Cabello.

¿Cuántos detenidos hay?

Saab informó que los primeros detenidos, que ya fueron puestos a las órdenes de las autoridades de Justicia, fueron Enderson Israel Ríos, Wilmer Oswaldo Salinas Sánchez, José Armando Alvarado, José Alberto Socorro y Martín Álvarez.

“Estos detenidos aparecen vinculados a la operación Gedeón que criminalmente contratara Guaidó y Alcala con la empresa terrorista Silvercorp USA”, informó.

Luego anunció la detención de otro hombre, identificado como Gustavo Adolfo Hernández.

 

Minutos después, Cabello confirmó la captura de ocho mercenarios más, entre los cuales estaba el jefe de la operación terrorista, identificado como el capitán Antonio Sequea, de quien ya se había difundido un mensaje a través de las redes sociales.

Estos últimos fueron aprehendidos en Chuao, pueblo costero del estado Aragua (centro-norte de Venezuela), a unos 70 kilómetros (vía recta) por el mar, del lugar donde se intentó hacer la incursión.

Según el gobernador de Aragua, Rodolfo Marco Torres, los implicados fueron apresados por pescadores del sector, junto a la comunidad organizada, quienes, inmediatamente, los entregaron a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Horas más tarde, fueron detenidos Rodolfo Rodríguez y Yerferson Fernandez, dos expolicías desertores, también vinculados en el intento de incursión.  “Otra victoria popular”, dijo Cabello, quien le pidió al pueblo mantenerse “alerta” pues las operaciones siguen activas.

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a través de un discurso televisado la noche de este 4 de mayo, ha confirmado que hay un total de 13 detenidos por la incursión fallida.

Llevamos 13 terroristas capturados, las fuerzas de seguridad incautaron material de guerra que tenían los terroristas para ejecutar su plan”, señaló el presidente.

¿Qué incautaron?

En la operación que realizaron las autoridades venezolanas, se incautaron, según el fiscal, 10 fusiles, una pistola Glock 9 milímetros, dos ametralladoras AFAG —presuntamente robadas del parque de armas del Palacio Federal Legislativo el día 30 de abril de 2019—, y cartuchos de diferentes calibres.

También decomisaron seis vehículos tipo camioneta y una lancha con dos motores fuera de borda.

¿Está vinculado este hecho con intentonas pasadas?

El fiscal general señaló que la acción del domingo se suma a una serie de hechos concatenados entre sí, que dan inicio con el intento de magnicidio de agosto de 2018 contra Maduro.

Mencionó que a ese intento de magnicidio le siguió “el intento de intervención extranjera, bajo el camuflaje del ingreso de ayuda humanitaria”, realizado el 24 de febrero de 2019 en Cúcuta (Colombia), en la frontera suroccidental con Venezuela.

Luego, vino un intento de golpe de Estado el 30 de abril de 2019 —en el que participó abiertamente Sequea, junto al opositor Leopoldo López— y un ataque armado en La Gran Sabana (al suroriente de Venezuela), realizado en diciembre de ese mismo año.

¿Qué dijo Colombia?

A través de un comunicado de prensa, la Cancillería de Colombia negó la participación del país en el intento de incursión en Venezuela.

“Se trata de una acusación infundada, que intenta comprometer al Gobierno de Colombia en una trama especulativa”, dice Bogotá.

Desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU) manifestaron que se oponen a cualquier escalada en Venezuela y que todas las contradicciones deberían resolverse a través de un diálogo político, declaró el portavoz del secretario general de la organización, Stéphane Dujarric.

Opina que es gratis
No Hay Más Artículos