En el sudoeste del estado de Florida, en los Estados Unidos, aparecieron unas criaturas atemorizantes por demás, cuya toxicidad es capaz de terminar con la vida de mascotas y hasta de niños pequeños en apenas 15 minutos.

Se trata de los llamados sapos gigantes , o sapos de caña (Rhinella marina) , unos batracios que no suelen aparecer por dicha zona y que, al parecer, llegaron con las lluvias y ahora generan preocupación en los habitantes.

Se sabe de estos ejemplares viven en lugares húmedos, se reproducen de manera numerosa y son muy peligrosos, ya que presentan en todas las partes de su piel glándulas venenosas, que resultan mortíferas para diversos animales, especialmente los más pequeños.

Estos ejemplares raramente se veían por el sudoeste de Florida, pero ahora invadieron la zona en grandes cantidades
Estos ejemplares raramente se veían por el sudoeste de Florida, pero ahora invadieron la zona en grandes cantidades Crédito: Captura NBC2

“Tiene veneno por toda su piel, a cada lado de la cabeza, e incluso en sus patas. Entonces si una mascota e incluso un niño pequeño tiene contacto con ellos, es increíblemente peligroso y puede ser letal en 15 minutos”, señaló Chris Bowland , un experto en cazar sapos, a la señal estadounidense NBC2.

Además, reconoció que recibió muchos llamados de vecinos de la zona para atrapar a estos batracios, que frecuentemente pueden confundirse con ejemplares locales inofensivos. El trabajo de este especialista y sus colegas es reconocer cuál es el sapo que puede resultar peligroso.

Los cazadores de estos batracios atraparon a unos 400 ejemplares en tan solo dos cacerías
Los cazadores de estos batracios atraparon a unos 400 ejemplares en tan solo dos cacerías Crédito: Captura NBC2

Lo que despierta mayor temor en la región es la cantidad de sapos que están apareciendo. “La semana pasada, por ejemplo, hicimos dos cacerías, y atrapamos a más de 200 en cada una de ellas”, señaló Bowland al citado medio.

También agregó que lo mejor que puede hacer un cazador de estos batracios es atrapar a una hembra embarazada, ya que estos ejemplares son capaces de poner unos 30.000 huevos cada vez. “Cada vez que cazamos uno de estos animales, evitamos que se desoven 30.000 nuevos sapos en el estanque”, agregó.

Bowland aseguró que comenzó con su tarea de atrapar a estos animales cuando un vecino de la zona lo llamó para decirle que su perro había muerto a causa de uno de estos sapos.

La invasión del sapo de la caña al estado de Florida se suma a otras extrañas apariciones de animales peligrosos en los Estados Unidos, como los avispones asesinos que llegaron al estado de Washington semanas atrás o los avistamientos de lagartos overos argentinos en Georgia, a mediados del mes pasado.