La demanda de aguacates no deja de crecer: todos quieren comer el fruto y sus productos derivados. Uno de ellos es el aceite de aguacate: una gran fuente de vitaminas y minerales, y bueno para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes. No obstante, un estudio reveló que el 82% está rancio o mezclado con otros aceites.

Según una nueva investigación de expertos en ciencias de la alimentación de la Universidad de California en Davis (UC Davis), la gran mayoría del aceite de aguacate que se vende en Estados Unidos es de mala calidad, está mal etiquetado o adulterado con otros aceites, informó el portal de noticias de la UC Davis.

“Al menos el 82% de las muestras de prueba estaban o bien añejos antes de la fecha de caducidad, o mezclados con otros aceites”, señalan los investigadores. 

En tres casos, las botellas etiquetadas como aceite de aguacate “puro” o “extra virgen” en realidad eran aceite de soja… un aceite mucho más barato de producir. Se supone que el aceite virgen se extrae de la fruta fresca usando sólo medios mecánicos, y el aceite refinado se procesa con calor o productos químicos para eliminar cualquier defecto. El hallazgo sorprendió a Selina Wang, la investigadora que estuvo a cargo del estudio. “La mayoría de las personas que compran aceite de aguacate están interesadas en los beneficios para la salud, así como en el sabor suave y fresco, y están dispuestas a pagar más por el producto. Pero como no hay normas para determinar si un aceite de aguacate es de la calidad y pureza anunciada, nadie está regulando las etiquetas falsas o engañosas”, advirtió. 

¿Cómo distinguir un buen aceite de aguacate de uno adulterado?

Éstas son las recomendaciones de la UC Davis:

  • Aunque el sabor del aceite de aguacate virgen puede variar según las variedades y la región donde se produzca, en general, tiene un sabor a hierba, mantequilla y un poco de hongos.
  • El aceite de aguacate virgen debe ser de color verde, mientras que el aceite de aguacate refinado es de color amarillo claro y casi transparente debido a los pigmentos que se eliminan durante la refinación.

Además, recuerda que incluso el buen aceite se vuelve rancio con el tiempo, por ello es importante que compres solo el aceite necesario, para que lo puedas terminar antes de que el aceite se oxide. Te darás cuenta que el aceite está rancio porque olerá a plastilina. 

​Almacena el aceite lejos de la luz y el calor. Un gabinete fresco y oscuro es una buena opción, en lugar de estar junto a la estufa.

¿En qué consistió la prueba?

Wang y Hilary Green, candidata al doctorado en el laboratorio de Wang, analizaron varios parámetros químicos de 22 muestras de aceite de aguacate nacional e importado, que incluían todas las marcas que podían encontrar en las tiendas locales y en línea.

Aguacate

“Además de probar las marcas comerciales, también compramos aguacates y extrajimos nuestro propio aceite en el laboratorio, para saber, químicamente, cómo es el aceite de aguacate puro”, dijo Wang.Quince de las muestras se oxidaron antes de la fecha de caducidad. El aceite pierde su sabor y sus beneficios para la salud cuando se oxida, lo que sucede con el tiempo y cuando se expone a demasiada luz, calor o aire. También encontraron que seis muestras estaban mezcladas con grandes cantidades de otros aceites, como el de girasol, cártamo y soja.

Sólo dos marcas produjeron muestras puras y no oxidadas. Estas fueron: Alimentos Elegidos y Aceite de Aguacate de Marianne, ambos aceites de aguacate refinados hechos en México. Entre los grados vírgenes, el CalPure producido en California era puro y más fresco que las otras muestras.

​El estudio fue subvencionado con 25.000 dólares por Dipasa US, parte del Grupo Dipasa, un procesador y proveedor de aceite de sésamo y aguacate con sede en México.

Wang tiene experiencia colaborando con la industria y la Agencia de Medicamentos y Alimentación (FDA, por sus siglas en inglés). Hace 10 años, analizó la calidad y la pureza del aceite de oliva extra virgen y descubrió que la mayoría de lo que se vendía en los Estados Unidos era, en realidad, de una calidad mucho menor. Su investigación desencadenó una cascada de respuestas que llevaron a California a establecer uno de los estándares más estrictos del mundo para diferentes grados de aceite de oliva. Ahora resta esperar para ver qué pasará con el aceite de aguacate.

Opina que es gratis