Se suponía que el gobierno que nadie eligió en Bolivia se quedaría en el Palacio Quemado media hora: lo que tardaran en convocar a unas nuevas elecciones después del bochornoso episodio de octubre del 2019. Pero en la práctica 

El gobierno transitorio de Bolivia y partidos minoritarios expresaron su descontento por la fijación de las elecciones el 6 de septiembre, mientras el jefe de Epidemiología no descartó que se posterguen ante el incremento de casos de COVID-19.

La fecha de los comicios “fue impuesta por el MAS (Movimiento Al Socialismo, partido del expresidente Evo Morales), por quienes tienen mayoría en la Asamblea (Legislativa), y por algún candidato opositor como el señor (Carlos) Mesa”, afirmó el ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz.

La presidenta Jeanine Áñez recién promulgó el domingo la ley que convoca a las elecciones generales el 6 de septiembre, proyecto había sido aprobado el 30 de abril por el Congreso, dominado por el MAS.

En septiembre Bolivia estará en el pico de la pandemia, dijo Ortiz, prominente miembro del partido de Áñez, y quien obtuvo 4 por ciento de los votos como candidato en las anuladas elecciones presidenciales de octubre de 2019. 

Avance del coronavirus

Bolivia, con 11 millones de habitantes, acumula 25.000 contagiados y 820 fallecidos, y se prevé que en septiembre la cifra de infectados trepe a 130.000. A fines de julio el gobierno estima que el número de fallecidos podría ubicarse entre 4.000 y 7.000.

“Posiblemente no podamos ni ir a las urnas” en septiembre, dijo el director de Epidemiología del ministerio de Salud, Virgilio Prieto, ante el avance del coronavirus, que hasta ahora solo ha registrado alzas de casos y decesos.

“No hay un solo departamento que no esté empezando a subir su curva, ni siquiera se están manteniendo, todos están elevando los indicadores”, indicó.

El partido del expresidente Evo Morales (2006-2019), el MAS, que controla el Congreso bicameral, se mostró flexible sobre la fecha de las elecciones.

Un último sondeo de marzo ubicó al delfín de Morales, el economista Luis Arce, como favorito del electorado con 33,3% de las preferencias, seguido del centrista Carlos Mesa (18,3%) y Áñez (16,9%).

Opina que es gratis