Las elecciones del Parlamento en Venezuela, único poder en manos de la oposición, se realizarán en diciembre próximo, según la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Indira Alfonzo, sin precisar fecha exacta, al anunciar nuevas normas que contemplan un aumento del número de curules de 167 a 277.

Los principales partidos políticos de la oposición boicotearán las votaciones, que califican de “farsa”, al rechazar la designación por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), de la directiva del CNE encabezada por Alfonzo, el pasado 12 de junio.

La Corte, de línea chavista, declaró una “omisión” del Parlamento, la institución que tiene la atribución legal de elegir rectores electorales.

Desde el cargo de jefe del Parlamento, el líder opositor Juan Guaidó reclamó la presidencia encargada de Venezuela en enero de 2019 con respaldo de medio centenar de países, entre ellos Estados Unidos; pero ya desde 2016 el TSJ desconoce cualquier decisión del Legislativo, al que declaró en desacato poco después de que la oposición asumiera la mayoría.

“En las próximas elecciones parlamentarias (para el período) 2021-2026 se incrementa de 167 diputados a 277, lo que representa un incremento del 66%”, indicó Alfonzo, en el cargo desde el 12 de junio.

La funcionaria, una exmagistrada del TSJ sancionada por Canadá, dijo que 86 partidos participarán en los comicios pese al boicot opositor. Son, en su mayoría, organizaciones minoritarias.

El Legislativo, encabezado Guaidó, acusó al gobierno del presidente Nicolás Maduro de intentar llamar a comicios sin “condiciones mínimas de transparencia”.

Maduro celebró los anuncios del CNE, asegurando que el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ya está “trabajando” con organizaciones aliadas para la designación de candidaturas. “Nos prepararemos para que nazca una nueva Asamblea Nacional”, expresó en un contacto con la televisora oficial VTV.

“Para farsas no nos vamos a prestar, como no lo hicimos en mayo de 2018”, ratificó más temprano Guaidó, refiriéndose a las últimas elecciones presidenciales, a las que la mayoría de la oposición no acudió denunciando un “fraude”. A raíz de ello, la mayoría opositora del Parlamento declaró “usurpador” a Maduro.

Con la oposición marginada, el oficialismo tiene el camino libre para recuperar el control de la cámara que perdió en diciembre de 2015, cuando la oposición ganó 112 de 167 curules del Parlamento, quebrando 15 años de hegemonía chavista.

Opina que es gratis