Iván Duque la está teniendo dura como presidente de Colombia. Su elección comienza a ser cuestionada después de que una serie de investigaciones -aun sin concluir ni un fallo judicial- revelaran una larga lista de irregularidades en la campaña presidencial del designado por Álvaro Uribe. 

Entre compra de votos, dinero del narcotráfico y financiamiento de extranjeros se arma un coctel que comienza a erosionar su mandato al punto de que algunos, como el líder opositor Gustavo Petro dudan de la legitimidad de la presidencia de Duque.

En una columna publicada por Petro titulada ‘Fraude’,  el opositor dice que desconoce el gobierno y que lo impugnará en la justicia.

Uno de sus argumentos para poner en duda la legitimidad del actual gobierno son las interceptaciones telefónicas del denominado ganadero y narcotraficante José ‘el Ñeñe’ Hernández, en donde habla de una supuesta compra de votos con la exasesora del también senador Álvaro Uribe Vélez María ‘Caya’ Daza, previo a la segunda vuelta presidencial en 2018.

Duque ganó solo con el fraude y las pruebas están en los nuevos audios que su amigo el Fiscal, buscó rápidamente esconder y manipular”, asegura Petro, que dice que “apareció la mafia y con su dinero untado de sangre […] compró masivamente a unos y otros”.

El senador destaca, en su columna, que el fiscal Francisco Barbosa, supuestamente, “quería ensuciar las dos campañas para no investigar ninguna”, que “sin esa actividad delictiva” el presidente Duque no habría resultado elegido, y que, además, ya tiene en su poder “la grabación que él (Barbosa) publicó recortada”.

Por ende, Petro se pregunta: “¿Qué pasa al tener un presidente elegido sobre la base del delito?”. Y lanza una sentencia:

“Sobre la base del delito ningún gobierno es legítimo […] Colombia Humana no reconoce la legitimidad del actual presidente de Colombia ni la de su fórmula vicepresidencial, también hundida hasta el fango en evidentes nexos con el narcotráfico”.

El congresista se declara “víctima de esa cofradía delictiva”, y pone por delante a sus ocho millones de electores  y a las minorías, que, dice, “se ilusionaron” con su proyecto político.

Entre otras cosas, de su extensa columna, Petro dice que su siguiente paso será el de “operar en las instancias de la justicia, pero fundamentalmente, el campo de acción más importante es la conciencia de nuestros conciudadanos”.

El político volvió a insistir en este planteamiento en un Facebook Live que compartió con su colega Gustavo Bolívar, y con el excandidato a la alcaldía de Bogotá Hollman Morris.

Allí, según dijo, invitará a todos los congresistas y líderes de su movimiento político, así como “a todo el que se sienta inconforme” a unirse “en una desobediencia” contra el Gobierno.

Pero los argumentos de Petro van en contravía de las explicaciones que dio el presidente Duque, en marzo pasado, cuando se conocieron las interceptaciones del ´Ñeñe´, pues en ese momento dijo que no tenía relación alguna con el señalado narco.

“Quiero dejar claro que nunca le pedí al señor Hernández ningún recurso para mi campaña […], ni tampoco hay aportes del señor Hernández a mi campaña”, sostuvo el jefe de Estado, en medio del escándalo.

Duque, además, pidió que “si las autoridades están haciendo investigaciones sobre el señor Hernández, que las hagan rápido y le cuenten al país cuáles son los resultados”.

Este es el video en donde Petro recalca que tomará acciones legales (habla desde el minuto 9:30 en adelante):