Desde el escándalo de Botsuana hasta la aparición de Corinna Larsen, los rumores que se desataron en relación con la vida de los protagonistas de la realeza española no cesan. Por eso, esas versiones también abrieron interrogantes sobre la vida de los reyes, Juan Carlos y Sofía. Ahora, por primera vez, un exmiembro de la Casa Real confió algunos detalles sobre la relación de los monarcas españoles.

Javier Ayuso, quien fue jefe de Comunicación de Casa Real desde 2012 y hasta junio de 2014, cuando Felipe VI fue proclamado Rey, participó de una serie de podcasts llamado “XRey”, dedicados al rey emérito y habló en un capítulo denominado “El pecado”. Allí, según consignó el sitio Vanitatis, Ayuso contó distintas anécdotas de la realeza entre las que se destacaron aquellas que tenían que ver con el matrimonio de los reyes.

“Es una familia más española desestructurada y ellos decidieron, yo creo que por responsabilidad, que no podían divorciarse y que tenían que seguir conviviendo. El tiempo que estuve llevaban vidas separadas, era una familia desestructurada en la que el marido y la mujer no se ven”, reconoció el exjefe de Comunicación. Además, puntualizó que los reyes eméritos daban otra imagen hacia el afuera porque “son profesionales”.

Esta es la primera vez que una persona que trabajó dentro del Palacio de la Zarzuela confirma los rumores que corrían hace tiempo. Los dichos de Ayuso surgieron, además, días después de que se revelaran algunos datos sobre la oscura procedencia de la fortuna de la Casa Real.

Según la última información, publicada por el diario online El Confidencial, Juan Carlos retiró en promedio 100.000 euros mensuales de una cuenta bancaria secreta en Suiza entre 2008 y 2012. Esta es la misma cuenta en la que el rey emérito recibió una transferencia de 65 millones de euros por parte del monarca de Arabia Saudita y que está ligada una fundación en Panamá, un conocido paraíso fiscal.

Mientras que la fiscalía suiza, que investiga el caso, sospecha que el dinero proviene de una comisión ilegal por la adjudicación a una compañía española de la construcción de una línea de tren de alta velocidad entre las ciudades de La Meca y Medina, el rey emérito asegura que fue “un regalo” de un viejo amigo, el soberano Abdalá Ibn Abdelaziz.

La suerte de Juan Carlos I dio un vuelco en 2012, cuando salió a la luz pública su viaje a Botsuana para cazar elefantes con su amante, la empresaria alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein. El escándalo provocó la abdicación del monarca dos años después y la ruptura de la adúltera pareja, que obtuvo ingentes beneficios en tareas de representación y mediación comercial trabajando en tándem. El entorno de la mujer, también investigada en Suiza, es probablemente el responsable de las filtraciones a los medios.

En tanto, Ayuso también comentó en el podcast cómo se vivió en la Casa Real ese incidente. “Se fue a cazar elefantes la semana en la que estaba a punto de ser intervenida España por la Unión Europea, estaba frente a la mayor crisis económica en la historia y un paro del 25%. Tú no puedes decir la semana anterior en un acto de La Caixa que a él no le dejan dormir los jóvenes que no tienen trabajo y la semana siguiente que se sepa que has estado de vacaciones, y encima matando un elefante con una mujer, está claro que todo eso se juntó”, dijo.

Opina que es gratis