La Unión Europea (UE) apoyará con 3,5 millones de euros a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de Colombia, para que fortalezca su capacidad de investigación en las regiones apartadas del país, así como el trabajo con las víctimas y el seguimiento a las sanciones.

Esto, muy a pesar de la oposición del expresidente y senador Alvaro Uribe, un ferviente detractor de los acuerdos que lograron la desmovilización de buena parte de la guerrilla.

“Valoramos profundamente el trabajo de la JEP, un sistema innovador que es pieza fundamental para la paz y la reconciliación en el país basado en los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición”, dijo la embajadora de la UE en Colombia, Patricia Llombart, citada en un comunicado de su despacho.

La diplomática española destacó que el sistema “proyecta a una justicia diferente a la que acostumbramos, una justicia esencialmente restaurativa y reparadora, donde su valor radica en garantizar la verdad plena y los derechos y la dignidad de las víctimas. Un sistema que se convierta en referencia para otros procesos de paz en el mundo”.

El proyecto -que será oficializado el 28 de julio- ofrece apoyo técnico y recursos humanos que favorecen llegar a regiones apartadas donde se promoverá la participación de las víctimas, así como acceso a la información de comunidades que sufrieron el conflicto armado interno colombiano. Además, reforzará equipos estratégicos de la JEP, fortalecerá las capacidades de recopilación y análisis de datos que permitan producir resoluciones y también abrir nuevos casos en el corto plazo. Asimismo, apoyará el diseño operativo del sistema de monitoreo y vigilancia de las sanciones propias, o restaurativas, y el seguimiento frente a las decisiones judiciales que se adopten por este tribunal de justicia transicional.

El nuevo aporte a la paz de Colombia se suma a los apoyos de la UE a las otras instituciones del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR), del que forman parte la JEP,  la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición; y la Unidad de Búsqueda para Personas dadas por Desaparecidas. “Los aportes de la UE buscan sumar energías y acompañar la tarea del Gobierno, de las instituciones de la paz y de la sociedad civil en la implementación de la paz”, concluyó la embajadora Llombart.