En Chile no importa si usted votó por un tipo que piense y defienda determinadas cosas. Ese tipo puede tranquilamente renunciar a su cargo para convertirse en ministro y designar a dedo a su sucesor. Un sucesor que no siempre piensa y actúa como el primero, haciendo que su voto valga poco.

Y eso acaba de impulsar Sebastián Piñera, convocando a su nuevo gabinete a varios parlamentarios que dejaron tirados sus cargos de elección popular, imponiendo en el Parlamento a personas por las que nadie votó.

La primera es Marcela Sabat, que era diputada y sube al senado después de que Piñera  nombrara al ex senador Andrés Allamand como nuevo ministro de Relaciones Exteriores, mientras que el policía y hasta entonces diputado y presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes, fue designado como titular de Defensa.

Con ello, el partido de Piñera determinó que Sabat tomará el cupo de Allamand, mientras que el senador Rafael Prohens asumirá como presidente interino del partido, puesto que liderará hasta que un Consejo General, que se citará lo antes posible, elija al próximo timonel.
Asimismo, el partido definió que a la Cámara de Diputados llegará Camilo Morán, quien ejercía como concejal de Lo Prado, en reemplazo del nuevo ministro de Defensa, mientras que Tomás Fuentes, actual vicepresidente del partido, ocupará el sitio de la nueva senadora.
En tanto, aún quedan pendientes las designaciones que deberá definir la UDI, puesto que el hasta ahora senador Víctor Pérez (UDI) asumió en la cartera de Interior, mientras que Jaime Bellolio dejó su puesto en la Cámara de Diputados y quedó a cargo de la Secretaría General de Gobierno (Segegob).

 

Opina que es gratis