El autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, quiere establecer una embajada en Jerusalem, según afirmó hoy su socio en Israel, el rabino Pynchas Brener, a The Jerusalem Post.

Además, los miembros del partido de Guaidó formaron un grupo pro-Israel en la asamblea nacional venezolana, que celebró su reunión inaugural hoy, lunes, como parte de la red de diplomacia de la Fundación de los Aliados Israelíes de 43 caucus legislativos en todo el mundo.

El comité tiene 20 miembros de una variedad de partidos políticos, que firmaron una declaración que pedía restablecer los lazos entre Venezuela e Israel y que se abriera una embajada en Jerusalem.

Venezuela también planea lanzar un sitio web la próxima semana destinado a servir como embajada virtual en Israel.

La medida se produjo en medio de la agitación política continua en Venezuela, con Guaidó y Nicolás Maduro reclamando la presidencia desde enero de 2019. Más de 50 países reconocen a Guaidó, mientras que 20 reconocen a Maduro.

Venezuela rompió los lazos diplomáticos con Israel en 2009 y Guaidó ha tratado de restablecerlos. Israel reconoció a Guaidó como presidente en enero de 2019 y a su embajador designado, Brener, en agosto de ese año. Como los países aún no han restablecido oficialmente los lazos, Brener tiene su sede en Miami.

“La pandemia es el problema número uno en todo el mundo y no podemos atender otros asuntos; sin embargo, estamos tratando de ganar presencia en Israel y llamar la atención sobre Venezuela”, dijo Los lazos restaurados con Israel son importantes para Venezuela, dijo Brener, quien trabajó como rabino en el país sudamericano durante 44 años.

Guiño a Trump

La decisión del presidente de la Asamblea Nacional es un claro gesto hacia Donald Trump, quien revolvió la diplomacia de Oriente Medio dos años atrás con su anuncio de instalar la embajada de Estados Unidos en Jerusalem. 

Junto con Guaidó lo han hecho Guatemala, Paraguay y podría hacerlo también la República Checa, que se convertiría en el primer Estado de la UE en dar este paso.

Desde el anuncio de Trump el pasado mes de diciembre, otros países como Honduras, Togo, Micronesia, Nauru, las Islas Marshall y Rumanía han declarado que seguirán sus pasos.