La política colombiana está convulsionada por estos días. La Corte Suprema de Justicia ha llamado a indagatoria al gran líder de la centro-derecha, el expresidente y actual congresista Álvaro Uribe Vélez. Después de conocerse la decisión de la Corte, el senador más votado de la historia del país, anunció que renunciará a su escaño en la Cámara alta.

Uribe es investigado por supuesta manipulación de testigos. En Colombia un investigado se puede defender en libertad, pero si hay riesgo de que se manipule la investigación, es probable que la Corte decida ponerlo preso. Precisamente el caso contra Uribe es por supuesta manipulación de un testigo, entonces, lo más probable es que el expresidente termine preso sin poder discutir en libertad lo que se le imputa.

1- ¿Quién es el testigo estrella del caso?

El “testigo estrella” de este caso es el señor Juan Guillermo Monsalve, hijo de Oscar Monsalve, quien fue en el pasado administrador de la hacienda Las Guacharacas, propiedad de la familia Uribe y lugar donde las FARC asesinaron al padre del expresidente.

Monsalve ha dicho ante la justicia que en esa propiedad se reunían Santiago y Álvaro Uribe para planear delitos y que fue ahí donde los hermanos iniciaron el bloque Metro de las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia).

Sin embargo, el padre del “testigo estrella” ha desmentido la versión de su hijo. Además, Monsalve intentó hace años acogerse al sistema de Justicia y Paz para lograr una rebaja de su condena pero no encontraron pruebas de que fuera paramilitar y le negaron su postulación. Eso sí, otros delincuentes, cuya pertenencia al bloque Metro sí está comprobada, han dicho que Uribe no tenía nada que ver con esa organización delincuencial.

Por último, el senador Iván Cepeda, enemigo político de Uribe, pidió 21 veces permiso para visitar al preso Monsalve. Se ha comprobado, además, que este delincuente usó un reloj de última tecnología para grabar conversaciones en la cárcel, como si fuera una película de James Bond.

¿Cómo y por qué un senador de la República visita tantas veces a un preso que luego termina acusando a Uribe de paramilitar? ¿Quién le dio el mencionado reloj a Monsalve, con qué intención y cómo logró ingresar ese artefacto a la cárcel? Son solo algunas de las preguntas que resultan de analizar lo que sabemos del “testigo estrella”.

2- Las insistentes llamadas a personalidades del Centro Democrático

La versión que la Corte tiene de Monsalve y la dada por el senador Cepeda, apuntan a que el expresidente Uribe buscó al “testigo estrella” para presionarlo y que este cambiara su declaración sobre los supuestos vínculos del líder del CD con el paramilitarismo.

Sin embargo, conversaciones escritas y llamadas grabadas muestran que en realidad diferentes personalidades del CD, fueron contactadas insistentemente para supuestamente hablar con un testigo que voluntariamente se quería retractar de las acusaciones hechas en contra del expresidente.

Entre estas personalidades cercanas a Uribe que fueron contactadas se encuentran la senadora Paloma Valencia, el senador Ernesto Macías, el senador José Obdulio Gaviria, el Representante a la Cámara Álvaro Hernán Prada y el abogado del expresidente, el señor Jaime Lombana. A algunos de ellos se les contacta mencionando el nombre del señor Monsalve, a otros solo se les habla de “un testigo” que desde la cárcel tiene cosas muy importantes para decir.

La intención en todos los casos era terminar relacionando a personalidades cercanas a Uribe con Monsalve. El Congresista Prada cayó en esta invitación y se reunió con un señor que supuestamente era el enlace con Monsalve, por eso hoy es investigado por la Corte. Pero aunque el Representante a la Cámara accedió a ir a esa reunión, en conversaciones escritas queda claro que quien buscó el contacto fue el señor Monsalve y que de parte de Prada no se ofreció nada al “testigo estrella”.

Por último, según los datos recopilados por el Centro Democrático, la reunión de Prada con el hombre que hablaría con Monsalve, se llevó a cabo el 20 de febrero. Dos días después, el 22 de febrero, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ya tenía una investigación abierta por estos hechos. ¿Cómo es posible que 48 horas después ya se tenía abierta una investigación al Congresista por reunirse con un hombre que él ni siquiera conocía?

¿Buscaba alguien relacionar a personalidades cercanas a Uribe con Monsalve para luego decir que el expresidente intentaba manipular testigos?

3- Las pruebas que poco a poco salen a la luz y no han sido tenidas en cuenta por la Corte

Hay una carta escrita por el detenido Enrique Pardo Hasche, compañero de cárcel de Monsalve, sobre el complot contra del expresidente Uribe, que fue enviada a la Corte Suprema y que no ha sido tenida en cuenta. En el documento, revelado por El Expediente, Pardo habla de las confesiones que el señor Monsalve le hizo.

En la misiva se habla de la intención del senador Cepeda, de los ofrecimientos a presos para que dieran testimonio contra Uribe y del supuesto arrepentimiento del señor Monsalve.

“Me comentó que había decidido contactarlo para convertirse en testigo, esto debido a que tendría que permanecer cerca de 25 años en la cárcel e Iván les estaba otorgando beneficios a los que atestiguaran en contra de Uribe. Me comentó que suministró unas pruebas y unos testimonios falsos, y a cambio le dieron en el PAS (Pabellón de Alta Seguridad), una lujosa celda con todas las comodidades de la casa, celda exclusiva con baño enchapado en baldosa italiana, televisor propio con DirecTV, cama doble, visita tres veces por semana a la celda, comida traída de fuera de la cárcel, nevera, estufa y horno en la celda número 40”, se lee en la carta haciendo referencia a los beneficios que Cepeda le habría dado a Monsalve para hablar contra Uribe.

A pesar de que en la carta de este preso se habla de conversaciones clave y de cómo Cepeda estaría cometiendo un delito, el documento, que fue radicado hace más de dos meses en la Corte Suprema de Justicia, parece que fue omitido por la alta instancia.

Las acusaciones hechas contra Cepeda en esta carta van en línea con declaraciones como la de “monoleche”, Ignacio Roldán Pérez, este sí paramilitar comprobado, que asegura que en la cárcel de Itagüí el senador ofrecía dinero para hacerle un montaje a los hermanos Álvaro y Santiago Uribe Vélez, y vincularlos con grupos paramilitares.

Esta es solo una pequeña parte de toda la suciedad que se alcanza a ver en el caso por supuesta manipulación de testigos contra el expresidente Uribe. Hay muchos más hechos, como la respuesta de la Corte a los abogados de Uribe y Prada en el sentido de que no había investigación contra ellos cuando sí existía, que hacen pensar que no habrá un proceso limpio ni con garantías.

Opina que es gratis