El sacerdote brasileño Antônio Firmino Lopes Lana ha desatado la furia de las redes tras desear la muerte a los católicos que no van a misa por temor a contagiarse de coronavirus.

La misa, que estaba siendo retransmitida en directo desde la parroquia de Sao Batista, resultó frustrada por la escasez de asistentes debido a la pandemia, de la que Brasil es uno de los países más afectados.

“Vamos viendo quién ama realmente la eucaristía. Porque hay algunos católicos, graciosos, que tienen salud, tienen todo y dicen: ‘Yo solo voy a la iglesia cuando haya una vacuna’. Espero que no haya vacuna para estas personas o que mueran antes de que llegue la vacuna“, espetó el religioso.

Ante la oleada de críticas contra Lopes Lana y su parroquia, el sacerdote decidió disculparse a través de un vídeo publicado en Facebook.

El hombre califica sus afirmaciones de “infelices” y afirmó que “quienes me conocen saben que defiendo la vida”. “Rezad por mí, yo soy débil también. Yo soy pecador, tengo mis miserias y preciso de misericordia”, imploró.

Retratação do Revmo. Padre Antônio Firmino Lopes Lana, pároco.

Publicada por Paróquia São João Batista – Visc. Rio Branco en Martes, 25 de agosto de 2020

Opina que es gratis