El tribunal de Bruselas rechazó el pedido de varias comunas próximas de la central nuclear de Tihange en Bélgica,  para cerrar o reactor nº 2.  Aunque tenga fisuras podrá continuar funcionando, revela la edición del Paperjam.

Un tribunal belga decidió este jueves que el reactor nuclear de Tihange 2, situado al suroeste de Bélgica, podrá seguir funcionando pese a presentar microfisuras, al rechazar las demandas presentadas por varios municipios y Estados federales de Alemania, Luxemburgo y Países Bajos, países limítrofes.

Esas entidades habían pedido al tribunal neerlandés de primera instancia de Bruselas que anulase la decisión de la Agencia Federal del Control Nuclear (AFCN) de Bélgica de volver a arrancar el reactor en 2015, tras haber sido detenido en 2012 después de haberse descubierto microfisuras en el edificio de contención.

Los demandantes argumentaban que ya durante la construcción de los muros del reactor entre 1975 y 1983 no se utilizaron los mejores materiales disponibles en el momento y alertaban de que desconoce cómo y cuándo aparecieron esas microfisuras.

El Estado belga, la AFCN y el grupo Engie Electrabel que explota el reactor, filial del grupo francés Engie, defendían la continuidad de la planta con el argumento de que una investigación desarrollada durante más de tres años entre 2012 y 2015 concluyó que era suficientemente segura para seguir operativa.

En cualquier caso, la ley belga de 2003 sobre energía nuclear prevé que el reactor en cuestión concluya su vida útil en 2023.

El portavoz de la asociación Stop Nuclear, Leo Tubbaux, señaló en declaraciones a la prensa local que el tribunal había considerado la denuncia «admisible pero no fundada», se había alineado con los argumentos de la Agencia Federal del Control Nuclear y que la corte no había dudado «ni un segundo de la seguridad de ese reactor».
No obstante, esa organización contraria a la energía atómica destacó que, «gracias a la presión», el reactor de Tihange 2 y el de Doel 3, que también presenta microfisuras, han salido de la lista de reactores a los que se les puede ampliar la vida útil.

«Se cerrarán los dos tras 40 años de funcionamiento en 2022 o 2023, por lo que es inútil presentar un recurso», ya que su resolución coincidiría aproximadamente en el tiempo con el cierre automático de ambos, agregó.
Bélgica cuenta con siete reactores nucleares repartidos en dos centrales, Tihange (suroeste) y Doel (noreste) con una potencia de 2.900 y 3.000 megavatios eléctricos (MWe), respectivamente, que en 2018 generaron el 38,1 % de la electricidad de Bélgica.

Los tres reactores de Tihange y los cuatro de Doel se construyeron entre 1975 y 1985 y, salvo prolongaciones, se irán clausurando definitivamente entre 2022 y 2025.

Fuente: suLuxemburger PT/ Agencias/ Twitter

Opina que es gratis