A pesar de que la jornada inició de forma pacífica, con un llamado al perdón y la reconciliación de parte de las autoridades de la capital, finalizó con choques entre manifestantes y agentes de la Policía. Grupos de ciudadanos denunciaron represión cuando los oficiales dispararon gases lacrimógenos para dispersar las protestas.

Este domingo 13 de septiembre, se registraron nuevas protestas en la capital de Colombia. Las marchas iniciaron de forma pacífica, pero cuando los manifestantes llegaron al centro de la ciudad, a la icónica Plaza de Bolívar, se presentaron fuertes choques con agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios, una unidad de la Policía Nacional.

De acuerdo con las autoridades, algunos ciudadanos lanzaron piedras contra los agentes, a lo que ellos respondieron con gases lacrimógenos. Por su parte, grupos de manifestantes denunciaron que la Policía lanzó los botes para dispersar las protestas, lo que calificaron como otra muestra de represión, en medio de las movilizaciones que, justamente, se formaron para condenar la brutalidad policial.

Autoridades de Bogotá convocaron jornada de “perdón y reconciliación”

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, había convocado a una ceremonia de perdón y reconciliación, en homenaje a los 13 fallecidos y a los más de 70 heridos que dejaron las protestas del miércoles y el jueves que, precisamente, eran contra la brutalidad de las fuerzas de seguridad, tras la muerte del abogado Javier Ordóñez que sufrió nueve fracturas en el cráneo, producidas por policías.

La alcaldesa convocó a un evento de reconciliación al que estaban invitadas las familias de las víctimas. El presidente Iván Duque, también convocado, no asistió, lo que despertó fuertes críticas. 13 de septiembre de 2020.
La alcaldesa convocó a un evento de reconciliación al que estaban invitadas las familias de las víctimas. El presidente Iván Duque, también convocado, no asistió, lo que despertó fuertes críticas. 13 de septiembre de 2020. © Alcaldía de Bogota / EFE

Al evento fueron invitadas las familias de las víctimas, así como mandos policiales y el propio presidente colombiano Iván Duque. Sin embargo, estos dos últimos actores no asistieron, provocando nuevas críticas de la ciudadanía.

La silla del mandatario permaneció vacía durante todo el acto, al que envió como representantes del Gobierno al alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, y la alta comisionada para los Derechos Humanos, Nancy Patricia Gutiérrez.

Mayra Páez, pareja de un joven de 17 años que perdió la vida en medio de las protestas, aseguró que “aquí hoy no debería solamente estar la alcaldesa, aquí debería estar el presidente, aquí debería estar la Policía Nacional, pidiéndonos disculpas y reconociendo este acto que hicieron”.

Por su parte, Bryan Baquero, hermano de Angie Baquero, una joven de 29 años que recibió de la policía un balazo en el abdomen, aseguró “no queremos que suceda lo mismo que con cada una de las personas que fueron víctimas de esta situación, queremos que estos hechos no generen más violencia”.

La alcaldesa admitió “la gravedad de lo ocurrido”, pero no concretó medidas para evitar la brutalidad

En su intervención, la alcaldesa Claudia López pidió perdón a los familiares de las víctimas y afirmó que “reconocemos la gravedad de lo ocurrido y admitimos que esto no debía suceder”.

En esta línea, expuso que “honrar la memoria de las víctimas y el dolor de sus familias, es el primer paso indispensable para construir un proceso de verdad y justicia que posibilite uno de reconciliación”.

Informe desde Bogotá: Autoridades organizaron un acto por el perdón y la reconciliación
01:35

El evento inició a las diez de la mañana con una ceremonia ecuménica y continuó durante la tarde con un concierto en la Plaza de Bolívar, punto central del poder en Colombia y punto de encuentro de las protestas, y punto de disturbios en la noche.

En su convocatoria, la funcionaria, que no concretó medidas para poner fin a la situación y que declaró haber ordenado a la Policía nunca usar “armas de fuego en las protestas ciudadanas”, pidió a los bogotanos que siguieran el evento a través de medios y redes, debido a la pandemia. Las familias, por su parte, reclamaron un cese real de la violencia.

Protestas contra la brutalidad policial dejan hasta el momento 13 muertos

Las protestas iniciaron tras la muerte de Javier Ordóñez, un abogado de 43 años que fue reducido con exceso de fuerza y el uso prolongado de una pistola eléctrica. Los hechos ocurrieron en la madrugada del miércoles, y durante la tarde y noche de ese mismo día se presentaron protestas masivas. En algunos puntos de la ciudad, las manifestaciones terminaron en enfrentamientos y quema de puestos de policía.

Este sábado 12 de septiembre, el director encargado de la Policía colombiana, el general Gustavo Moreno, pidió perdón en nombre de la institución por las agresiones que llevaron a la muerte de Ordóñez.

En una rueda de prensa, a la que también asistió el ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo, Moreno expresó: “Perdón a su familia, perdón a sus amigos, perdón a todos los ciudadanos, perdón a todos los colombianos, porque sabemos que este tipo de situaciones lesionan gravemente esa fe que deben tener los ciudadanos en su Policía”.

Opina que es gratis