Puma se ha convertido desde este año en suministrador oficial de los balones de LaLiga y para celebrar el arranque de la nueva temporada emprendieron una campaña publicitaria con el Ayuntamiento de Madrid.

En ella, se pintaron los bolardos, las bolas de piedra que sirven para delimitar algunas aceras en el centro de la capital y que sirven de disuasores ante eventuales atentados, con los colores de los nuevos balones. Esas rocas macizas pasaron de ser grises a blancas y amarillas, como los nuevos esféricos que patean los jugadores de Primera y Segunda División.

El problema es que algunos transeúntes no entendieron que, pese a los colores, debajo seguía estando una piedra. El Ayuntamiento colocó carteles en algunas de estas instalaciones advirtiendo del peligro con el mensaje “No golpear, elemento rígido”, pero no ha sido suficiente.

Tanto es así que, según informó ‘Tiempo de Juego’ de la Cadena COPE, el consistorio que dirige José Luis Martínez-Almeida se ha visto obligado a retirar esta publicidad, ante el eventual riesgo de sufrir lesiones al patear estas piedras disfrazadas de balones.

Opina que es gratis