Un estudio del Observatorio de la Democracia de la Universidad de Los Andes evidencia que los bogotanos confían poco en el trabajo que desarrolla la Policía. Y es que en los últimos diez años se ha venido reduciendo este indicador: mientras en 2010 la confianza llegaba al 52%, para este año se ubicó en el 25%. 

El codirector del Observatorio, Miguel García, explicó que este estudio se viene desarrollando desde el año 2004 y que debido a los recientes hechos registrados en las protestas, se decidió hacer un énfasis especial en la percepción que tienen los capitalinos sobre la Policía.

Uno de los resultados que más llama la atención es que solo tres de cada cuatro bogotanos en general confían en la Policía. Pero este indicador es incluso más desfavorable entre las personas que ha participado activamente en protestas, pues el 97% de ellos manifiesta que desconfía de los uniformados. 

“La crisis de la confianza tiene que ver con lo que se ha hecho o con lo que se deja de hacer, con la forma como lo ha hecho. Cuando se trata de la construcción de la confianza pesa mucho más una imagen, como las que vivimos la semana pasada, pero las declaraciones poco aportan”, afirmó el experto. 

Agregó que la caída en la confianza por parte de la ciudadanía no es exclusiva de la Policía, pues también se ha evidenciado una caída en el indicador de otras instituciones públicas.   

Otra cifra que llama la atención es el aumento notable de la participación en protestas. Para 2010, 7,4% de los bogotanos dijeron haber asistido a protestas y este año la cifra fue 25,6%; es decir, una de cada cuatro bogotanos salió a protestar en los últimos doce meses. 

“Creo que eso se debe justamente a las acciones que tomó la Policía frente a las protestas registradas el año pasado. Por primera vez, el Esmad entró a los barrios a dispersar e intimidar a la gente que protestaba pacíficamente, a quienes participaban de los cacerolazos”, señaló García.

El análisis señala que la percepción de los ciudadanos hacia la policía empezó a cambiar hacia el 2012, en medio de una fuerte polarización política, y se terminó de aguzar el 2016, debido al crecimiento de las protestas. 

Opina que es gratis