La canciller del gobierno que nadie eligió en Bolivia, Karen Longaric, fue regañada en el Parlamento Europeo por su afán de “electoralizar” su intervención ante los eurodiputados.

Lo que la canciller consideraba un éxito en su diplomacia en contra del partido de Evo Morales, se convirtió en un papelón cuando fue objeto de duras recriminaciones por no saber cómo funcionan las instituciones.

Luego de su intervención, la ministra tuvo que escuchar una serie de alocuciones que cuestionaron su discurso en el parlamento, según se conoció en el video grabado en la sesión.

Uno de ellos fue el diputado español Javi López, del Partit dels Socialistes de Catalunya, quien criticó que la representantes boliviana se haya ocupado de “electoralizar” el foro.

“Si usted viene aquí y se dedica a cargar contra un partido político u otro y hace afirmaciones —honestamente— más propias de un acto electoral, legítimo, cualquiera, pero no es lo que hoy discutimos aquí; nosotros no nos dedicamos sobre qué partido debiera ganar las elecciones”, replicó el representante español.

Cooperación

López, de frente a Longaric, recordó que el Parlamento Europeo se ocupa de contribuir a crear “condiciones que ayude a la estabilidad institucional” del país, a su crecimiento económico y a una “sensaciones, realidad y condiciones de democracia”.

“Lo último que querría este parlamento es que en un periodo electoral invitáramos a un gobierno y pareciera que usa ese altavoz que se le brinda como mecanismo electoral”, reclamó el eurodiputado, quien consideró que Bolivia sufrió “una etapa traumática durante los últimos meses”.

Dijo que Longaric “tenía una oportunidad especial por la circunstancias de su país”, pero, “honestamente, parte de esa intervención estaba lejos de ese parámetro”.

Un gobierno interino que ha pasado 10 meses en el poder, que a ojos de este grupo, en ocasiones se ha extralimitado en sus funciones, que se presenta como árbitro en una situación traumática y de límite para el país y su presidenta (Jeanine Áñez) acaba presentándose en las elecciones”.

Luego le tocó replicar a Izaskun Bilbao, del Partido Nacionalista Vasco, quien coincidió con López sobre sus apreciaciones respecto de la alocución de la canciller. Recordó que en noviembre del año pasado, el Parlamento Europeo ya había considerado la situación derivada de la crisis política en Bolivia cuando exhortó a una convocatoria a elecciones libres y con todas las garantías.

En su criterio, Longaric debió informar sobre el despliegue de la misión de la Unión Europea en el proceso electoral boliviano y su apoyo al trabajo del Tribunal Supremo Electoral (TSE), pero no ocurrió eso.

Elecciones

Bilbao dijo que conoce que el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) tiene preferencia del 30% de los votos, que tiene posibilidades de ganar los comicios. Preguntó si el gobierno va a respetar los resultados que eventualmente favorezcan a Luis Arce.

Además, preguntó si la renuncia de tres ministros (Óscar Ortiz, Óscar Mercado y Abel Martínez), que crea inestabilidad en el Gobierno, va a afectar el proceso electoral.

Finalmente, le expresó a Longaric su preocupación por que las Fuerzas Armadas, a título de secreto militar, no entreguen información sobre las masacres de Sacaba y Senkata, el 15 y el 19 de noviembre de 2019, respectivamente.

Sobre este tema, el eurodiputado Jordi Solé, de Esquerra Republicana de Catalunya, manifestó su preocupación sobre el “papel de las Fuerzas Armadas en la configuración de un gobierno no elegido en las urnas, el exilio político de Evo Morales” y los informes de la Organización de Estados Americanos (OEA), “que fueron claramente rebatidas por otros estudios”.

Cuestionó que Áñez y su gabinete haya firmado el Decreto Supremo 4078, ahora abrogado, para eximir a las fuerzas de seguridad de cualquier consecuencia legal sobre las muertes, en esa crisis, de al menos 35 personas, y 500 heridos. “Mi pregunta es: ¿el gobierno transitorio cooperará en la investigación para que estas muertes no queden impunes?”.

Dijo que espera que las elecciones del 18 de octubre “sean libres y transparentes” y que “todos los estamentos del Estado respeten los resultados gane quien gane”. Me gustaría también escuchar del gobierno de Áñez que va a respetar los resultados, de “contribuir un ambiente democrático y de paz”, tomando en cuenta que el mejor situado para ganar las elecciones es el candidato del MAS.

Irrespeto

Más molesta se expresó Idoia Villanueva, de Podemos, que dijo que las declaraciones del Longaric fueron de irrespeto al foro. “Honestamente, acabamos de vivir un acto de poco respeto institucional; esperaba, Canciller, que hablara sobre cómo iban a garantizar unas elecciones libres y democráticas”, necesarias para la “reconciliación” del país, afirmó.

En su discurso ante el Parlamente Europeo, el jueves, Longaric se había concentrado en la crisis de noviembre del año pasado, de la que culpó a Morales y al MAS. “Estoy segura de que pese a todas las dificultades, Bolivia puede ser un ejemplo; superamos un fraude electoral y superamos a un Gobierno totalitario, y está en nuestras manos la consolidación de la democracia”, afirmó.

Admitió en el foro que si el MAS gana las elecciones, el Gobierno va a respetar los resultados. “El pueblo boliviano no resiste de ninguna manera a los actores políticos que conforman el partido político de Evo Morales (…). Ese gobierno ejerció un poder absoluto sobre el poder Legislativo, Electoral, Judicial y el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) y los fiscales”, denunció, según cita el portal AA.